Padre Martínez Cano, m.C.R.

Corazón de Jesús, en quien están todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia, ten misericordia de nosotros.

*

¿Estamos en los inicios de la apostasía general, profetizada en la Sagrada Escritura? Solo Dios lo sabe. Sabemos que estamos en su corazón y en sus manos. Y que nos salvaremos porque no nos va a faltar su gracia, ni su infinita misericordia.

*

De tiempo en tiempo, aquí y allá, surgen políticos impetuosos, huracanados, que quieren dar la sensación que en un periquete, van a cambiar su país y al mundo entero. Pasa el tiempo, y, el espectador ve perfectamente, que el político y sus servidores, son veletas movidas por una oligarquía demoníaca o el Clan de los monos guapos.

*

Los más alejados de la Iglesia son las élites capitalistas, los partidos políticos, los maestros, los aprendices. A ellos debemos predicarles las verdades eternas. Los pobres, en su inmensa mayoría, conocen la doctrina cristiana. Que nadie se condene por la cobardía de los católicos.

*

En la portada de una revista católica, he leído: “El sacerdote no sustituye la conciencia del fiel” ¡Faltaría más! Nunca. Los fieles tiene que pensar y obrar con su propia conciencia: cierta y verdadera. El sacerdote tiene el deber de formar la conciencia de los fieles con los principios de la Sagrada Escritura, Tradición Divina y el Magisterio de la Iglesia.