Padre Martínez Cano, m.C.R.

Corazón de Jesús, en quien habita toda la plenitud de la divinidad, ten misericordia de nosotros.

*

La ley evangélica, la Ley de Cristo, no es un capricho de Dios. Quién cumple la Ley de Cristo es libre, con la libertad de los hijos de Dios. Y será eternamente feliz en el Cielo.

*

Se habla y escribe mucho de los nuevos partidos identitarios. A mi entender, equivocadamente. La identidad con su historia, sus costumbres y su religión, es sencillamente patriotismo, amor a lo de los padres. Lo de los partidos es sentimentalismo.

*

Los endemoniados de este mundo quieren planificar la vida como si Dios no existiera. El aborto es democrático y la eutanasia y la experimentación con embriones… A todos les recuerdo que el infierno es eterno, eterno sufrimiento.

*

Señores democratistas, la solución política no está en retoques a las constituciones. La solución está en un cambio de sistema político: Toda autoridad viene de Dios. La familia, el municipio, la región, los sindicatos… deben intervenir directamente en la política. Sobran las élites, los partidos, los compadreos…