Isabel

Sagrado Corazón de Jesús

La devoción al Sagrado Corazón es antiquísima. En la Edad Media ya la hallamos consolidada merced a ciertas almas escogidas como Santa Gertrudis, Santa Matilde o la Beata Ángela de Foliño. Pero -como es sabido- recibió un impulso extraordinario por las revelaciones de Nuestro Señor a Santa Margarita María de Alacoque en Paray-le-Moniale durante el siglo XVII, convirtiéndose a partir de entonces en una de las devociones más arraigadas en la Cristiandad y, en particular, en el mundo hispánico. Donde, en el siglo siguiente, volvería a manifestarse Nuestro Señor, esta vez al padre Bernardo de Hoyos, de la Compañía de Jesús, al prometerle: “Reinaré en España y con más veneración que en otras partes”. (Miguel Ayuso – Verbo)

El mundo de la ideas

Puestos a interpretar, la causa concreta principal de la situación política actual, en realidad histórico-política -dejando aparte el desafío del Islam-, es el conflicto en el mundo de las ideas, entre el modo de pensamiento ideológico, que es el dominante y el modo de pensamiento realista (o que pretende serlo). (Dalmacio Negro – VERBO)

La mujer

Edith Stein

Allí donde fallan la educación del entendimiento y la disciplina de la voluntad, la vida de los sentimientos será un impulso sin firme dirección. Y como siempre necesita de cualquier estímulo para su actividad, cae bajo la dirección de la sensualidad, si le falta la dirección a través de las fuerzas más elevadas del espíritu. Entonces llega al hundimiento de la vida anímica en lo sensual-animal, que le proporciona la fuerte conexión con el cuerpo.

Religión y sociedad

La utilidad social de la religión católica es una realidad, y reconocerlo y exponerlo no supone, necesariamente, prescindir de la verdad de la religión, ni minusvalorarla, ni tergiversarla, como tampoco reducir la religión a mera utilidad social. Lo contrario lo hará Comte que solo vio en la religión católica su utilidad en el pasado y que con su construcción hizo de su religión un instrumento de la política. (Estanislao Cantero – VERBO)

 

La participación política

Pero la participación política debe existir. ¿Cómo? A través de los cuerpos intermedios, de la representación de las corporaciones y clases sociales, de las entidades económicas, intelectuales, profesionales. Beato Pablo VI, solemnemente, lo ha recordado frente al democratismo del sufragio universal inorgánico. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

                                                                                                      Olvidadas de Dios                             

Dice san Alfonso María de Ligorio: “Muchas son las personas que se adormecen en el pecado, y viven olvidadas de Dios mientras no ven los castigos divinos”. Dios castiga en esta vida para usar la misericordia en la otra. Porque si a pesar “de vivir entre espinas en la vida presente, estamos tan adheridos a ella y tan poco afanosos de alcanzar el Paraíso, ¿cuánto menor aprecio le tuviéramos si Dios no colmase continuamente de amargura los placeres de la tierra?”.  (Jaime Solá Grané – CASTIGOS DE DIOS)

España desnacionalizada

La España moderna, democrática, y multinacional del siglo XXI, la España desnacionalizada, conjunto de territorios, “patria común e indivisible de todos los españoles, (que) reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones”, según los términos de la Constitución de 1978, se ha construido sobre el rechazo absoluto de la dictadura franquista. Este repudio no ha sido sin consecuencias para las nuevas corrientes historiográficas. Desde el fin de la “Transición” (1975- 1982), la ideología dominante ha favorecido la puesta en valor de interrogaciones, rupturas y discontinuidades históricas, y ha sacralizado la Constitución de 1978. (Traducción hecha por Maite Vaquero Oroquieta – RAZÓN ESPAÑOLA)