DIALOGO PERMANENTE CON EL GOBIERNO

franco iglesiaEsto ha de hacerlo en diálogo permanente con el Gobierno. En esta segunda esfera de sus atribuciones, le corresponde al Consejo Nacional incitar y promover la acción del Gobierno. Y para el cumplimiento de estos fines, el artículo 23 de la Ley Orgánica del Estado confiere al Consejo Nacional tres instrumentos eficaces: las sugerencias, los informes y la evacuación de consultas. Mediante las primeras, incita al Gobierno a la adopción de las medidas convenientes a la mayor efectividad de los Principios del Movimiento y al desarrollo de las Leyes Fundamentales del Reino. Mediante los segundos, mueve y requiere al Gobierno a la acción política. Y mediante las terceras, al responder a las consultas que el Gobierno le someta, contribuye a la dirección y acción de la política que corresponde al Gobierno.

Para entender esta conexión, esta múltiple relación recíproca entre Consejo Nacional y Gobierno, es preciso tener en cuenta la naturaleza política de ambos órganos, en el equilibrio institucional que realiza nuestro Sistema político. El Consejo de Ministros, Gobierno de la Nación, es el órgano que determina la política nacional. A él le corresponde la iniciativa de la política nacional; es órgano que asiste de modo permanente al Jefe del Estado en los asuntos políticos y administrativos; pero la acción política, la iniciativa política corresponde al Gobierno. Y es en función de esta iniciativa y acción política del Gobierno donde cobra su significación esta segunda esfera de atribuciones del Consejo Nacional.

El Consejo ha de realizar su misión en relación con el Gobierno, en estrecha colaboración con él. No es un órgano legislativo; la legislación corresponde a las Cortes y los Consejeros Nacionales son legisladores en cuanto son también Procuradores en Cortes. Su misión es la de ser guardián de los Principios e incitador de la acción política, y esta dualidad ha de realizarla ante el Gobierno y en correlación con el mismo, y esto exige imaginación ciertamente, pero, sobre todo, serio estudio y profunda preparación, así como un abierto y leal deseo de colaboración con el Gobierno, en pro de los supremos intereses de la Patria. Por su especial naturaleza, esta función ha de realizarse en permanente y activo diálogo entre el Consejo Nacional y el Gobierno. El Gobierno de la Nación ha de encontrar incitación y pregunta en el Consejo Nacional y éste respuesta adecuada del Gobierno.

De estas dos importantes funciones se deduce claramente la tercera esfera de atribuciones del Consejo Nacional. En el equilibrio orgánico de nuestro Sistema, todos los órganos del Estado han de funcionar en conformidad con la doctrina de nuestro Movimiento Nacional, de acuerdo con nuestros Principios y desde los criterios políticos que, para cada circunstancia concreta, de ellos se deduce. Y es al Consejo Nacional, órgano representativo del Movimiento Nacional, a quien corresponde fijar y determinar esos criterios ofreciéndolos al Gobierno para que a él se ajuste la acción política. Todas las instituciones que hemos ido construyendo en la paz y la justicia, el libre y legítimo ejercicio de los derechos individuales, políticos y sociales, el creciente logro del desarrollo en la realización de la justicia social, el fomento de la solidaridad nacional y la garantía de la independencia de la Patria, se basan en el imperativo que establece el artículo 3.° de la Ley Orgánica del Estado, de que todo interés particular quede subordinado al bien común.