Una Epopeya misionera

Padre Juan Terradas Soler C. P. C. R

Los Papas de la colonización (1825 – 1939) (15)

 San Pío X

Papa San Pío XDe San Pío X citaremos un solo texto. Fue pronunciado por el dulce Pontífice con ocasión de la solemne bendición de los diecinueve pendones de países hispánicos, destinados a la Basílica de Nuestra Señora del Pilar.

Fue una idea de Monseñor Ramón Ángel Jara, Obispo entonces de San Carlos de Ancud, y más tarde de La Serena. Quiso este ardoroso prelado chileno honrar a la Santísima Virgen del Pilar y a la Madre Patria, depositando a las plantas de la Virgen aragonesa, como prueba de agradecimiento y pleitesía, las banderas de las diecinueve naciones de América que se reconocían deudoras a ambas del don inestimable de la fe y de la civilización cristiana. La iniciativa se vio secundada con simpatía por todo el Episcopado hispanoamericano. En breve estuvieron confeccionadas y bordadas en riquísimas telas las enseñas de todas las naciones del continente hispánico. Monseñor Jara fue comisionado por sus colegas para hacer la ofrenda a la Virgen en Zaragoza. Acompañado del Obispo de La Plata, Mons. Juan Nepomuceno Terrero, y al frente de una numerosa peregrinación, integrada por miembros de los diferentes países sudamericanos, vino a Europa el Obispo de Ancud. Los peregrinos se dirigieron primeramente a Roma, para que el Supremo Pastor de la Iglesia, que aquel año celebraba sus bodas de oro sacerdotales, bendijera las banderas antes de colocarlas a los pies de Nuestra Señora del Pilar. Era el 22 de noviembre de 1908.