Hna. Mª Felicia de Jesús - (Chiquitunga)El Papa Francisco saluda la beatificación, en el Paraguay, de una carmelita que “vivió en la primera mitad del siglo XX”, recordando que su papá la llamó “la Chiquitunga” y los paraguayos también hoy en día: un modelo que él propone a los jóvenes.

Después del Ángelus de este domingo, 24 de junio de 2018, desde el despacho del Palacio Apostólico cuya ventana da a la Plaza de San Pedro, el Papa explicó que la Beata, en su juventud, se había unido con entusiasmo a la Acción Católica cuidando de ancianos, enfermos y presos.

“Esta fructífera experiencia de apostolado, apoyada por la Eucaristía diaria, ha llevado a su consagración al Señor”, agregó el Papa, en italiano. Ella murió a la edad de 34 años, aceptando la enfermedad con serenidad.

“El testimonio de esta joven Beata es una invitación para que todos los jóvenes, especialmente los paraguayos, vivan la vida con generosidad, amabilidad y alegría”.

La hermana María Felicia de Jesús del Santísimo Sacramento (nacida María Felicia Guggiari Echeverría, 1925-1959), monja profesa de la Orden de las Carmelitas Descalzas, fue beatificada en una misa celebrada en Asunción ayer, sábado, 23 de junio en el estadio “La Nueva Olla” del club de fútbol Cerro Porteño, para favorecer a la mayor afluencia de público.

Sor María Felicia de Jesús del Santísimo Sacramento es una figura de santidad muy querida por los paraguayos: es la primera beata de esta nación. En su honor, el día 23 de junio de 2018 fue declarado “de interés nacional” por el presidente de Paraguay, Horacio Cartes.

(Traducción ZENIT, Raquel Anillo)