Papa Francisco

San Olav de Noruega - Rey y MártirLos antiguos ritos del Bautismo proveían que los catecúmenos emitieran la primera parte de su profesión de fe teniendo la mirada dirigida hacia occidente. Y en esa posición eran interrogados: “¿Renuncian a Satanás, a su servicio y a sus obras?” -Y los futuros cristianos repetían en coro: “¡Renuncio!”. Luego se giraban hacia el ábside, en dirección de oriente, donde nace la luz, y los candidatos al Bautismo eran nuevamente interrogados: “¿Creen en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo?”. Y esta vez respondían: “¡Creo!”.

Cardenal Carlos Osoro Sierra

No podemos dejar las cosas como están. Los discípulos de Cristo hemos de recuperar la manera de vivir de los primeros cristianos. Hemos de estar en estado permanente de misión. ¿Cómo situarnos en lo esencial? Os propongo tres ejercicios para este tiempo de conversión.

Cardenal Juan José Omella

Acompañar comporta ayudar a una persona a descubrir el misterio de su existencia y el misterio de su misión en esta vida. Es un camino de amor que busca en todo momento el bien de la persona acompañada. Es un camino de gratuidad en que el acompañante regala el don más precioso que tenemos: el tiempo en el ejercicio de la escucha atenta. Orad, por favor, por los frutos espirituales del próximo Sínodo, en el que tendré la alegría de poder participar como uno de los padres sinodales.

Arzobispo Francisco Gil Hellín, emérito de Burgos

Sin embargo, el tiempo le ha dado la razón. Ante los inquietantes desarrollos de la ingeniería genética, la Humanae vitae es una luz profética, cuando asegura que “Si no se quiere exponer al arbitrio de los hombres la misión de generar la vida, se deben reconocer los límites infranqueables a la posibilidad de dominio del hombre sobre el propio cuerpo y sobre sus funciones, límites que a ningún hombre le es lícito franquear”. Efectivamente, hoy el hombre sufre el vértigo de la eterna tentación: querer ser como Dios a costa de autodestruirse y destruir a los demás, especialmente a los más desprotegidos e inocentes.

Arzobispo Fulton J. Sheen

He aquí las señales del Anticristo, según el venerable Fulton J. Sheen: Vendrá disfrazado con la apariencia del Gran Humanitario: hablará de paz, de prosperidad y de abundancia, no como un medio de llevarnos a Dios, sino como fines en sí mismos. Escribirá libros sobre la nueva idea de Dios para amoldarse a la forma en que vive la gente.

Obispo José Ignacio Munilla

La paz y la alegría interior: En nuestra sociedad anidan un nivel de agresividad y de frustración interior muy notables. Es un tópico recordar que basta asomarse a Twitter para comprobarlo. Y es que, las carcajadas pueden llegar a ser el disfraz que oculta el drama de la amargura.

Obispo Juan Antonio Reig Pla

El segundo documento de la CEE fue, después de largos debates, el Directorio de la Pastoral familiar en España (2003) que cumplía las indicaciones de la Exhortación postsinodal Familiaris consortio (1981). Este Directorio fue presentado en plena campaña electoral y sufrió las críticas de la izquierda política, centrándose fundamentalmente en el epígrafe “los frutos amargos de la revolución sexual” (Directorio, 11-12). Verdaderamente, tanto en este documento como en el anteriormente citado, los obispos denunciábamos las consecuencias de la revolución sexual que paulatinamente fue desvinculando la sexualidad humana primero de la procreación, después del matrimonio y, finalmente, del amor. De esta manera, menospreciando los significados del cuerpo humano, la facultad sexual quedaba reducida a simple juego consentido o a mera satisfacción y placer.

San PÍO X

Pascendi Dominici Gregis  (53)

Mas no le satisface a la escuela de los modernistas que el Estado sea separado de la Iglesia. Así como la fe, en los elementos -que llaman- fenoménicos, debe subordinarse a la ciencia, así en los negocios temporales la Iglesia debe someterse al Estado. Tal vez no lo digan abiertamente, pero por la fuerza del raciocinio se ven obligados a admitirlo.