Papa Francisco

San Francisco de Sales y Santa Juana Francisca de Chantal¡Nosotros somos aquellos que creen que Dios es Padre: ésta es la luz! No somos huérfanos, tenemos un Padre y nuestro Padre es Dios. ¡Creemos que Jesús ha venido en medio de nosotros, ha caminado en nuestra misma vida, haciéndose compañero sobre todo de los más pobres y frágiles: ésta es la luz! ¡Creemos que el Espíritu Santo obra sin descanso por el bien de la humanidad y del mundo, e incluso los dolores más grandes de la historia serán superados: ésta es la esperanza que nos vuelve a despertar cada mañana!

Cardenal Carlos Osoro Sierra

La misericordia es la manera que Dios tiene de mirar al hombre y de tratar con él en todo lo que le constituye. ¿Te imaginas tú siendo discípulo misionero al estilo de los primeros discípulos de Jesús, saliendo por el mundo y concentrándote en lo esencial: dejándote mirar por Dios e intentando ver cómo te trata en todo lo que constituye tu existencia? Y descubriendo al mismo tiempo que es eso lo que tienes que hacer tú con todos los que te encuentres en la vida. La oración verdadera nos viste con el traje de la misericordia.

Arzobispo Francisco Gil Hellín, emérito de Burgos

Basta mirar lo que está ocurriendo en Europa y en España para percatarse de que Beato Pablo VI no se equivocaba. Los expertos hablan ya de una Europa y una España no sólo envejecida sino socialmente depauperada e incapaz de asegurar el Estado del bienestar. Nuestra otrora pujante Castilla, ¿no es también un ejemplo elocuente?

Arzobispo Fulton J. Sheen

Fomentará el divorcio con el pretexto de que otra compañía es “esencial”. Aumentará el amor por el amor y disminuirá el amor por la persona. Invocará a la religión para destruir a la religión. Incluso hablará de Cristo y dirá que él fue el hombre más grande que jamás haya existido. Su misión -dirá- consistirá en liberar a los hombres de las servidumbres de la superstición y el fascismo, que nunca definirá.

Obispo José Ignacio Munilla

El juicio de misericordia hacia el prójimo: Cuando no estamos en paz con nosotros mismos, inevitablemente vivimos en guerra con todos los que nos rodean. Y el primer signo de ello suele ser el juicio duro y desesperanzado hacia los demás. Sin embargo, la Pascua de Cristo nos posibilita formular un “juicio resucitado” hacia el prójimo. Detrás del “setenta veces siete” del evangelio, no se esconde meramente un precepto moral, sino el don de una esperanza resucitada.

Obispo Juan Antonio Reig Pla

Más allá de la primera entrada de la revolución sexual descrita en los documentos anteriores, en esta ocasión la Conferencia Episcopal Española, analizando las consecuencias del relativismo cultural y de las filosofías constructivistas, desenmascaraba el proceso de deconstrucción de la antropología cristiana. La ideología de género, fuertemente promovida por varios lobbies de presión, tiene como primer postulado negar la diferencia sexual (varón-mujer) afirmando que la sexualidad humana es un producto de la cultura. Deconstruida la persona humana en su diferencia, lo que queda es reconducir la identidad y la orientación sexual a una opción de la libertad individual al margen de criterios objetivos y desconociendo el carácter sacramental del cuerpo. Todo lo demás queda justificado por los principios de no discriminación y tolerancia.

San PÍO X

Pascendi Dominici Gregis  (55)

Para terminar toda esta materia sobre la fe y sus “Variantes gérmenes” resta, Venerables Hermanos, oír, en último lugar, las doctrinas de los modernistas acerca del desenvolvimiento de entrambas cosas. Hay aquí un principio general: en toda religión que viva, nada existe que no sea variable, y que, por lo tanto, no deba variarse. De donde pasan a lo que en su doctrina es casi lo capital, a saber, la evolución. Si, pues, no queremos que el dogma, la Iglesia, el culto sagrado, los libros que como santos reverenciamos y aun la misma fe languidezcan con el frío de la muerte, deben sujetarse a las leyes de la evolución. No sorprenderá esto si se tiene en cuenta lo que sobre cada una de esas cosas enseñan los modernistas.