Isabel

Voluntarismo individualista

San Luis IX de Francia - ReySin embargo, el positivismo jurídico es hijo de las teorías ilustradas del contrato social rousseauniano, y por tanto del voluntarismo individualista de quien, considerando al hombre bueno por naturaleza, y por su increencia en su sociabilidad natural, lo encadena a un ente supremo, de carácter moralista, llamado Estado, fuente infalible de la Ley. (Javier de Miguel – VERBO)

Magno latrocinio

El poder político es el poder supremo, pues decide sobre el modo de convivir. Gobiernos y partidos que se entremeten legalmente en todo -pueden concurrir también los sindicatos y otros poderes indirectos cuando se les considera órganos del Gobierno o del Estado- son la causa eficiente de la corrupción moral, estructural y material establecida y fomentada por las oligarquías para afirmar su dominio sobre la masa del pueblo. (Dalmacio Negro – RAZÓN ESPAÑOLA)

La mujer

Edith Stein

Todo esto lo hace ciertamente el religioso. ¿Hay según esto algo por lo que la diferencia de sexos juegue algún papel? ¿O hay algo que responda más a la especie de varón que a la de mujer? ¿O esto muestra en la práctica concreta una diferencia? La entrega perfecta de toda la persona debe ser la misma en ambos; esa es la peculiar sustancia de la vida religiosa.

El Calvinismo en Francia

En Francia, un país católico, más de la mitad de la riqueza del país está en manos de la minoría pequeña protestante y más del 80 por ciento de la riqueza financiera e industrial es protestante. Sería ridículo pretender que la causa de esto es el hecho de que los protestantes quieren ganar mucho dinero y los católicos no. Todo el mundo desea el dinero, y cuanto más, tanto mejor. Pero un católico no necesita tener dinero para estar seguro de su propia salvación y, por lo tanto, de la integridad de su personalidad, mientras que el calvinista sí lo necesita. ¡Un católico pobre es un hombre pobre, pero un calvinista o un liberal pobre es un pobre hombre! (Frederick D. Wilhelmsen – VERBO)

Mayores extravíos (65)

Dejamos para el final de este capítulo la magistral cita de Jaime Balmes: “El hombre cuando obedece a sus pasiones es capaz de los mayores extravíos… Para quien maldijese la luz y quisiera que no la hubiere ¿podría pensarse castigo más adecuado que privarle de la vista? ¿Puede haber castigo más formidable que el retirarse Dios del entendimiento del hombre y dejarle caer en la horrible creencia de que Dios no existe?”. (Jaime Solá Grané)

Capitalismo

Materialmente fue un gran progreso, pero la desaparición del sentido cristiano de la vida pública origina que el industrialismo suprima todas las defensas de las instituciones existentes entre el obrero y el empresario, y sin asociaciones, la masa obrera queda desamparada, convirtiéndose en proletariado. El eslogan del liberalismo económico es el famoso “laissez faire, laissez passer”, o sea, que los liberales afirman que los males de la libertad se curan con la libertad, y que el Estado debe inhibirse de toda intervención. El resultado es la lucha de clases. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Espolear el respeto

El símbolo es un signo que tiene y expresa un significado. Bajo ciertos aspectos -bajo el aspecto comunicativo- tiene ciertamente naturaleza convencional, pero no puede sino expresar un contenido sustancial. El báculo y el cetro, por tanto, son signo respectivo de la auctoritas y de la potestas. Indican el poder cualificado intrínsecamente de hacer crecer a las personas para que alcancen su fin natural (que, en realidad, es sobrenatural) y el poder de imponer el respeto del orden de la creación (derecho natural clásico) a quien es incapaz de reconocerlo o a quien, aun reconociéndolo, no lo quiere respetar. (Danilo Castellano – VERBO)