La Virgen de la Medalla Milagrosa

La Capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa es una capilla ubicada en ParísFrancia, donde se apareció a Santa Catalina Labouré el 27 de noviembre de 1830 pidiéndole la creación de una medalla posteriormente conocida como la Medalla Milagrosa.

Santa Catalina vio que una señora de extremada belleza atravesaba majestuosamente el presbiterio, “fue a sentarse en un sillón sobre las gradas del altar mayor, al lado del Evangelio”. Allí, dice Santa Catalina, “pasé los momentos más dulces de mi vida; me sería imposible decir lo que sentí”. El 27 de noviembre, Catalina contó que la Virgen se le volvió a aparecer, durante sus meditaciones vespertinas. La vio dentro de un marco oval, que se alzaba sobre un globo pisando una serpiente; de sus manos salían rayos de luz, algunos de los cuales no llegaban a tierra. Alrededor del margen del marco estaban inscritas las palabras “Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que acudimos a ti”. La Virgen dijo: “Es la imagen de las gracias que reparto sobre las personas que me las piden”. Catalina dijo que después la Virgen le pidió que tomara esas imágenes y se las llevara a su padre confesor, y le pidiera que las mismas fuesen impresas en medallas, añadiendo: “Todos aquellos que porten la medalla recibirán grandes gracias.”