Jesús Crucificado y San Juan Pablo II

El Consiliario

* En democracia, lo importante es emborracharse o drogarse. Todo lo demás son cuentos.

* En nuestros días, nadie se equivoca. Todos tienen razón. No hay verdad.

* La libertad en la vida eterna del Cielo es amar. Amar a la Santísima Trinidad, a la Virgen María, a San José…

* Cerraron Iglesias y levantaran muros de vergüenza y, miedos absurdos… la Iglesia sigue. Seguirá hasta el fin de los tiempos.

* “En el Cielo ni se casarán ni se descansarán. No habrá más que caridad: vivirán como los ángeles de Dios, en la presencia de Dios” (P. José María Alba Cereceda, S.I.).

* Un sistema político que no distingue el bien del mal, ni la verdad de la mentira no es humano. Ahí está el aborto. Más de cincuenta millones de crímenes abominables cada año.

* Santa Teresa Benedicta de la Cruz, decía: “Las mujeres tenemos que aprender a callar”. Y los hombres también. Hay personas que hablan y hablan y no se les entiende casi nada.

* 12. “El celibato es sentirse pobre y, a la vez, ser el más rico, porque nada necesitas. El pobre no tiene derecho a nada porque no es nadie. Tan solo puede dejarse amar por nuestro Señor, que le desprenderá de todo los afectos” (P. Ignacio María Doñoro, sacerdote español en Amazonas).