Franco en su despacho

Sistema de principios y orden jurídico

La gran debilidad de los Estados modernos radica en su carencia de contenido doctrinal, en haber renunciado a mantener una concepción del hombre, de la vida y de la Historia. El mayor error del liberalismo es su negación de toda categoría permanente de razón, su relativismo absoluto y radical, error que, bajo versión distinta, se acusó en aquellas otras corrientes políticas europeas que hicieron de la “acción” su exigencia única y la suprema norma de su conducta. Y como la manifestación específica y más sustantiva del Estado es la positivización del orden jurídico, éste, cuando no procede de un sistema de principios, ideas y valores reconocidos como superiores y anteriores al mismo Estado, desemboca en un omnipotente voluntarismo jurídico, ya sea su órgano la llamada “mayoría”, puramente numérica e inorgánicamente manifestada, ya sean los supremos órganos del Poder.

(2-X-1961: Monasterio de las Huelgas, Burgos.—IX Consejo Nacional de F. E. T. y de las J. O. N. S).