San Pelayo - Mártir

Padre Martínez Cano, m.C.R.

* Demos a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. A Dios el culto público y privado. Al César los impuestos justos.

* Sartre dijo: “No sé que hacer con mi vida. He pisoteado y desechado al Espíritu Santo, sólo me queda el coraje de un desesperado”. Hay desesperados que quieren contagiar a otros.

* Nacemos y vivimos en una familia. La revolución anticristiana la quiere destruir. Los divorcios y los abortos están desnaturalizando la familia. Familias católicas ¡Adelante!

* Vigilemos. La Iglesia Católica es el encuentro de Dios con los hombres. Es verdad que también hay cizaña y humo de Satanás dentro. Nosotros siempre con la única Iglesia fundada por Cristo.

* El hombre no es esencialmente bueno, como decía Rousseau, ni esencialmente malo, como decía Lutero. Somos libres. Podemos hacer el bien con la gracia de Dios o dejarnos esclavizar por el mal.

* “Alardeando de sabios, resultaron ser necios y cambiaron la gloria de Dios inmortal por imágenes del hombre mortal” (Romanos 1, 22-23).

* Detrás y delante de todos los males de la Humanidad está el demonio. Infunde miedo. Los hijos de María Santísima siguen defendiendo los derechos de Dios y la Iglesia.

* “El fin sobrenatural es exclusivo del hombre, pues únicamente el hombre entre todas las criaturas está sujeto a la obligación irrenunciable de conseguir la salvación o la condenación eterna” (Francisco Elías de Tejada).

* “Los sacerdotes y religiosos fueron acosados con voluntad de exterminio. Entre los religiosos, principalmente, los varones; pero algunas de las víctimas más tempranas fueron religiosas de clausura, como las Carmelitas de Guadalajara, declaradas mártires por la Santa Sede” (Obispo José Guerra Campos).