Jesús les decía: «No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa». No pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.

El Párroco

* «Hay muchas plagas que intentan corrompernos: la ambición, la mentira, el poder…» (Mons. Enrique Díaz).

* «A los españoles por mar los quiero ver, porque si los vemos por tierra, que San Jorge nos proteja» (oficial británico).

* Los ricos y poderosos de este mundo deberían leer la Sagrada Escritura. El dinero y el poder pueden alejar de Dios. «¡Ay de vosotros, los ricos! (Lucas 6, 24).

* Miren ustedes, si hay más temas que nos une a los protestantes y menos que nos separan; si son dogmas, herejías y Magisterios de la Iglesia lo que nos separa no une en nada.

* Tengo una mosca tras la oreja. Los partidos políticos son tan solo una pantalla. Detrás están las oligarquías de los poderosos con intenciones no cristianas. Les recuerdo que el infierno existe. Y es eterno.

* «Si consideramos el camino que Su Majestad tuvo en esta vida, y todos los que sabemos que gozan de su reino, no habría cosa que más nos alegrase que el padecer» (Cta. 56, 11-V-1973). «Dios nos dé mucho en qué padecer, aunque sean pulgas y duendes y caminos».

* «Una persona cumple con su deber cuando conoce la Verdad y vive en la Verdad, La humildad ¡Tarde te conocí, oh verdad antigua, tarde te conocí verdad eterna tú. Reconocer humildemente nuestros pecados abre el camino del conocimiento de Dios y de la Virgen María» (San Agustín).