Santos CatólicosRosa

¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! porque, por haber callado, el mundo está podrido!

Santa Catalina de Siena

“Deja la tristeza para aquellos que están en el mundo, los que trabajamos para Dios debemos estar alegres”.

San Leonardo

“Dios ama a cada uno de nosotros, como si sólo hubiera uno de nosotros”.

San Agustín

“La verdadera enseñanza que trasmitimos es lo que vivimos; y somos buenos predicadores cuando ponemos en práctica lo que decimos”.

San Francisco de Asís

“La oración es la mejor arma que tenemos: es la llave que abre el corazón de Dios. Debes hablarle a Jesús, no sólo con tus labios, sino con tu corazón. En realidad, en algunas ocasiones debes hablarle sólo con el corazón”.

Padre Pío

“Todos los santos comenzaron su conversión por la oración y por ella perseveraron; y todos los condenados se perdieron por su negligencia en la oración. Digo, pues, que la oración nos es absolutamente necesaria para perseverar”.

San Juan María Vianney

“Trabaja en algo para que el diablo te encuentre siempre ocupado.

San Jerónimo

“Y hay aún, amados hermanos, otra cosa, en la vida de los pastores, que me aflige sobremanera… Me refiero a que nos vemos como arrastrados a vivir de manera mundana, buscando el honor… Pero ¿cómo podríamos corregir a nuestros hermanos, que descuidamos nuestra propia vida? Entregados a las cosas de este mundo, nos vamos volviendo tanto más insensibles a las realidades del espíritu, cuanto mayor empeño ponemos en interesarnos por las cosas visibles. Entregándonos a cosas ajenas a nuestro oficio, descuidamos los deberes de nuestro ministerio.”

San Gregorio Magno, papa.