comunismoLuis Antequera

El Eco de la Milagrosa

Aunque a principios del siglo XX, con una situación de pobreza y desigualdad difícilmente superable pudiera entenderse la irrupción de un sistema como el propuesto por Karl Marx y ejecutado por Lenin, hoy el comunista sabe bien a qué conduce el comunismo: decenas y decenas de regímenes comunistas cayeron en los años 80 y 90 y ninguno de ellos -¡¡¡ninguno de ellos!!!- había ofrecido a sus ciudadanos otra cosa que la muerte, la pobreza, la opresión y la tristeza. Todos lo vimos, a nadie se le ocultó, ¡¡¡nadie lo negó!!! tampoco los que hoy profesan el neocomunismo del siglo XXI. Pero es que amigos míos, hay gente, hay demasiada gente, que está dispuesta a pasar por todos esos males con tal de que los pasemos todos, y el comunismo es, hasta la fecha, el sistema que mejor camino ha ofrecido para conseguirlo. Aceptémoslo como es: mientras haya envidia habrá comunismo.