pedro trevijano (2)Pedro Trevijano, sacerdote

En esta ideología, la fornicación es un derecho del niño, del joven y de cualquiera, porque el fin de la sexualidad es el placer y si él o ella tienen sus órganos sexuales es para usarlos cuando y como les venga en gana, evitando, eso sí, las enfermedades venéreas y los embarazos. Estamos ante un libertinaje que está arruinando muchas vidas impidiéndolas el acceso a la madurez que se requiere para poder tener una familia estable.

La ideología del género quiere terminar con la opresión de la mujer por el hombre, considerando al matrimonio monógamo como la principal expresión de esta dominación. La lucha de clases propia del marxismo pasa a ser ahora lucha de sexos, siendo el varón el opresor y la mujer la oprimida. El matrimonio es la institución de la que se ha servido el hombre para oprimir a la mujer.