chispicasMartínez Cano, m.C.R.

La doctrina social de la Iglesia y la Tradición política de las Españas nos dicen que para conseguir el bien común de la Patria – fin de la política – las naciones tienen que fundamentar sus leyes políticas en la Ley de Dios, en el Evangelio de Cristo.

A mi entender se haría con la unión de la democracia, la aristocracia y la monarquía.

La democracia como la participación del pueblo en la política por medio de instituciones naturales como la familia, el municipio, la región. . . sobran y son perjudiciales los partidos políticos.

La aristocracia. Hombres y mujeres que sobresalen por su saber, por su sabiduría; no por títulos nobiliarios o dinero. Sabios en economía, sociología, pedagogía. . .

La monarquía. El rey y sus colaboradores unidos en el ideal de conseguir el bien común de la sociedad.

*

Jesús nació en una cueva de Belén y murió en una cruz en Jerusalén. Son datos históricos.

Demostró que era Dios con sus milagros y profecías. El dijo que resucitaría al tercer día y resucitó. Los mismos que lo vieron muerto en la cruz lo vieron resucitado.

El Señor le dijo a Santa Teresa de Jesús que la primera que lo vio resucitado fue su Madre, María Santa. Ella, la que más sufrió en la pasión y muerte de su hijo Jesús. Fue la primera que recibió el consuelo, los abrazos y el amor de nuestro Señor Jesucristo Resucitado.

La cuaresma es tiempo de conversión. De luchar contra el hombre viejo, que todos llevamos, como un fardo. Resucitar con Cristo, ser la alegría y el amor de Dios y del prójimo, rico o pobre. Todos somos hijos de Dios.

*

Son bastantes los que dicen que el hombre es un animal más entre los animales. Por tanto debe dar rienda suelta a sus instintos. Eso sí que no pase el semáforo en rojo y que pague los impuestos. Y no sabemos qué clase de animales paga impuestos.

El hombre es una persona humana. Tiene deberes para con Dios y para el prójimo. No debe dejarse llevar por los instintos. Debe controlarse para hacer el bien y evitar el mal.

Los llamados derechos del hombre postmoderno es una falacia. No puede haber derechos sin deberes. Los animales no tienen derechos ni deberes. Son criaturas de Dios que debemos cuidar.

Democratistas, progresistas y Cía destruyen al hombre como persona, lo rebajan a mero animal.

*

Se dan razones psicológicas, sociológicas, incluso filosóficas para justificar los crímenes abominables y las aberraciones más bestiales de nuestra generación perversa.

Que expliquen, que arguyan. Tengo para  mí que detrás de esos crímenes abominables y de esas aberraciones infernales, está el demonio tentando, enloqueciendo, corrompiendo a las personas.

*

Hay naciones que se han olvidado de Dios – no todos sus ciudadanos – y traicionado a Cristo. Al mismo tiempo odian a España. A nuestra historia católica de evangelización de naciones y de defensa de la Iglesia de Cristo hasta la muerte.

Odio que ha penetrado en mentes españolas que se zampan todas las mentiras y calumnias que vomitan los enemigos de la verdad de la Iglesia y de España.

En este año de la misericordia ser más misericordiosos – si es posible – que nunca. Decid a esos compatriotas engañados ¡generación traidora! (¡Generación perversa! Dijo Cristo). Volved a nuestra historia. A ser católicos apostólicos: “La obra evangelizadora de España es una obra sin par en la historia” (San Juan Pablo II); ¡Cristo os necesita! “Amad siempre al prójimo, más que a tu prójimo a tus padres, más que a tus padres a tu patria, más que a tu patria, a Dios” (San Agustín).

*

Decimos en filosofía que el mal es ausencia de bien. El mal no tiene esencia, no es ser. El mal no existe. Sí, sabemos que hay males.

Sí existe el Maligno, Satanás.

Satanás sólo sabe odiar. No puede ni quiere amar. Odia a Dios y al hombre hecho a imagen y semejanza de Dios. Odia a todo lo creado por Dios.

Dios es amor. Satanás es odio. Tiene esbirros que realizan abortos, eutanasias, guerras infernales. . .

*

El “hombre nuevo” que proclama y programa la progresía y la politiquería es el hombre viejo de siempre, con más mala leche. Un hombre de instintos bestiales, soberbio, iracundo, lujurioso, envidioso, hedonista, avaro. . .

Es una bestia infernal que ha hecho del aborto – asesinato de niños y niñas – el negocio más rentable y otros muchos negocios con lo más inhumano que recuerda la Historia.

El padre Alba decía que “el pecado es enseñorear la bestia que llevamos dentro”.

A los bestias, menos bestias, no bestias de todas las extremas y del centro, les recuerdo la vida eterna: Eterna felicidad en el Cielo. Eterno sufrimiento en el infierno.