pensarJosé

Desde la invasión napoleónica se extiende una estela de persecución a la Iglesia que une invariablemente a todos los períodos liberales, principalmente del liberalismo “progresista” (de corte jacobino), y que los períodos en que triunfa el liberalismo “moderado” se limita a no exacerbar, pero por lo general tampoco a eliminar. De ahí que Balmes pudiera decir que el partido (liberal)-conservador “es conservador de la revolución”.

Miguel Ayuso

Y como a veces Dios escribe recto con renglones torcidos, quizás lo que ha ocurrido en Cataluña sirva, también, a la Iglesia de meditación. En Cataluña lleva la Iglesia desde eso de “volem bisbes catalans”, muchísimos años, importándole más la política que la piedad, e impartiendo en muchos sitios esa especie de teología panteísta, a caballo entre la denominada liberación (de la fe por supuesto) y la nada, con el lógico resultado: las iglesias están medio vacías.

Jorge Trias Sagnier

La sabiduría apostólica enseña y la experiencia humana demuestra con gran abundancia de casos, por desgracia, que existe el hombre animal con instintos e inclinaciones, con gustos y costumbres de bestia. Y el hombre animal no llega a comprender las cosas del espíritu.

Torras y Bages

Una vez cristiano el Imperio, se apoyó en la doctrina acogida por la Iglesia Católica, sintetizado en la proposición de que “todo poder viene de Dios”.

Juan Vallet de Goytisolo

A partir del renacimiento humanista, el hombre viene reincidiendo en el primer pecado, el querer ser como dioses, y sustituir -según propugnó Francis Bacon- el regnum Dei por el regnum hominis.

Juan Vallet de Goytisolo

El rechazo de la ligazón entre Dios y el hombre, el rechazo del gobierno divino del universo constituye algo más que el desgarro de una concepción teológica, supone romper el fundamento del derecha y no tan solo del Derecho Natural.

Consuelo Martínez-Sicluna

Si nos planteamos la pregunta ¿qué debemos a Cristo en lo referente al problema político?, debemos responder que, en este como en otros sectores, a Cristo se lo debemos todo.

Danilo Castellano