trentoPablo

Trento y la Contrarreforma

Esa es la madurez y la responsabilidad que Trento y la Contrarreforma rescataron del miedo, del pesimismo, del embozo del hombre en una irreversible insignificancia, de la escisión entre la fe individual y constante prueba de una vida sometida a los imperativos éticos de la Ciudad terrenal. De Trento surgió la unidad moral del género humano. De Trento brotó la vinculación renovada entre la tradición católica y el cristianismo fundacional de Jesús. De Trento partió una forma de vivir nuestra fe como afirmación de nuestra libertad. Afirmación grave, exigente, amorosa y esperanzada. Porque nos jugamos, de uno en uno, nuestra salvación. Porque nos jugamos, entre todos, la supervivencia del mensaje del buen Jesús en esta tierra. (Fernando García de Cortázar – Alfa y Omega)

Justicia y misericordia

Nunca separa Don Bosco la justicia de la misericordia. El Hijo de Dios es justo y es, a la vez, misericordioso. Pero no existen contrastes entre ambos atributos. Don Bosco atempera la visión y representación del Dios justiciero. De manera muy sintética, pero muy clara, escribe: «Dios es misericordioso y es justo. Es misericordioso con quien quiere aprovecharse de su misericordia, pero descarga el rigor de su justicia sobre quien no quiere aprovecharse de su misericordia». (Eugenio Alburquerque – Boletín Salesiano)

Progresismo y sexualidad

En consecuencia, el progresismo ilustrado ha de sostener que la soberanía de la voluntad humana hace del hombre un ser radicalmente amoral. ¿Cómo se podrá entonces realizar una educación de los niños y los jóvenes? Ha dejado de tener sentido ninguna educación, y, en general, cualquier valoración moral de la conducta de cualquier hombre.

(Esa amoralidad es ficticia, porque es imposible. La vivencia del deber es irreductible, ineludible: el ser humano es tan naturalmente moral como es natural que el humo suba a lo alto. La declaración de la soberanía del hombre es vacía, y en realidad es tan solo el anuncio del propósito de comportarse de una manera descaradamente inmoral.

Lo curioso del asunto es que el progresismo reserve la reivindicación de la soberanía humana tan solo al ámbito de la sexualidad… (José J. Escandell – Cristiandad)

Modelo de educación

Nuestra experiencia nos lleva a abrazar el modelo de la educación por separado, habiendo visto los frutos de madurez personal alcanzados y habiendo experimentado cómo esta «separación» no frustra el conocimiento y el encuentro con el otro sexo, sino que, cuando es bien guiada, los prepara y predispone de la mejor forma; y, sobretodo, nos permite cuidar más fácilmente algunas virtudes fundamentales como, por ejemplo, la virtud de la pureza, con todas las virtudes a ella conexas, cuales la discreción, la prudencia, el decoro, la modestia, el pudor, etc. (Los Misioneros Siervos de los Pobres del Tercer Mundo)

Derrota de la eurocasta

En la línea de lo que manifestaba Juan Manuel de Prada en el artículo citado, sentí una doble sensación con el triunfo del Brexit. Por un lado celebré la derrota de la eurocasta y del despreciable y degenerado proyecto liberal y globalista de la UE; y por otro lamenté que fuera el pueblo británico, precisamente, el que hubiese tenido ese gesto de honor que, con esfuerzo, debo reconocerle. Es cierto que ese gesto posiblemente tuviera múltiples motivaciones y varias de ellas me resultan despreciables, pero ahí está el resultado de la estocada a la UE, sin duda reconfortante. (Gonzalo García Yagüela – Ahora – Información)