Padre Martínez Cano, m.C.R.

Corazón de Jesús, lleno de bondad y de amor, ten misericordia de nosotros.

*

La demagogia politiquera promete paraísos en la tierra y bienestar que solo llega para los del clan, y poco tiempo. Construyen estructuras de pecado. Cristo prometió la felicidad eterna. Y fundó la Iglesia para guiarnos al Cielo. Sigamos a Cristo a la Virgen, a los santos.

*

Adán y Eva comieron del árbol de la ciencia del bien y del mal. No comieron del árbol de la vida que estaba en el centro del Paraíso. El cinismo imperante, en nombre del respeto a la vida, mata a millones de niños y niñas cada año. El diablo hoy tienta con el árbol de la muerte, mata inocentes.

*

Todos los que hablan y escriben del desarrollo del dogma, de la adaptación de la Sagrada Escritura a los tiempos, son inmovilistas unos retrógrados que predican viejas herejías. La verdad fue, es y será siempre la misma: «El Verbo se hizo carne».

*

 «Sácate el ojo, córtate la mano», pero no peques. Como en los tiempos de Jesús no había grabadoras, puede ser que Cristo dijera también «Córtate la lengua». O lávatela con lejía, o sosa. Lo importante es no condenarse eternamente en el infierno. Lo único importante es salvarse, ser eternamente feliz en el Cielo.