Pablo

34  Pudor y castidad 

El mundo presente, al ser una gran Escuela de Impudor, es por eso mismo una gran Escuela para ejercitar la virtud del pudor. El mundo trata de inculcar el impudor y la lujuria ya desde la escuela, y en todos los ambientes y ocasiones: espectáculos, medios de comunicación, modas, televisión e internet, playas y piscinas, costumbre generalizadas. Y esta agresión al mal solo puede ser resistida con un ejercicio muy continuo y enérgico de las virtudes. Ahora bien, como las virtudes crecen precisamente con los actos intensos (STh I-II, 52,3; II-II, 24,6). En palabras de San Ignacio, “vale más un acto intenso que mil remisos” (Cta. 7-V-1547). Por eso, si cada vez que el cristiano recibe en sus sentidos una incitación al pecado rechaza con la gracia de Dios la tentación, crecen en él mucho el pudor y la castidad. Y crecen al mismo tiempo con ellas todas las virtudes morales, pues todas están conexas y crecen juntamente, como los dedos de una mano (I-II, 65, 1). (José María Iraburu)

4  Para obispos masones 

Prohibid, de hecho, haciendo creer que lo es también de derecho, la liturgia latina clásica (el llamado rito “Tridentino”), con todas sus derivaciones de adoración y cánticos, ya que transmiten un sentido de misterio y de deferencia. Presentadles como ligados a la imaginación. Los hombres dejarán de estimar a los sacerdotes personas de inelegancia y cultura superior, de respetarlos como portadores de los divinos misterios. (EMPENTA)

Simplemente hablar cristiano

El vocabulario cristiano tiene todo lo que le hace falta para describir la realidad. Simplemente debemos hablar cristiano. No tenemos porqué utilizar herramientas de lenguaje de las ideologías que estamos enfrentando; porque así les permitimos ocupar una posición de superioridad moral y nosotros nos quedamos en una posición defensiva, como si tuviéramos que pedir excusas porque existimos como cristianos. Incluso términos como “paz”, “justicia”, “libertad”, familiares al lenguaje cristiano, están siendo utilizados ideológicamente, su significado original está siendo distorsionado o invertido. (María Virginia Olivera de Gristelli – AVE MARÍA)

Puentes religiosos

Otra empanada dialéctica es la de los puentes con otras religiones. No nos engañemos, nuestra obligación es ser coherentes con nuestra Fe. Jesucristo es Camino, Verdad y Vida y no tendió puentes ideológicos con los que adoraban a falsos dioses, ni los hubiera hecho con quienes predican el odio a los infieles y el desprecio a las mujeres. (Carlos González Flórez – EL PAN DE LOS POBRES)

Contra gestativo

Hemos demostrado que, con las evidencias actuales, nadie puede continuar negando el efecto contra gestativo, abortivo de esta píldora. Un anticonceptivo es un producto que impide la concepción. En el caso del Levonorgestrel, es verdad, pero es sólo una media verdad, literalmente. Para la otra mitad su efecto es ejercido impidiendo a un embrión existente continuar su desarrollo y vida. Nosotros llamamos este efecto “contra gestativo”, una palabra que pocas personas conocer. (Anna Fusina – ZENIT)

Corredención de Nuestra Señora

Según los teólogos, “las apariciones históricas de Nuestra Señora del Rosario en Fátima son en sí una manifestación poderosa de la Corredención de Nuestra Señora en acción”. Y recuerdan que “el centro del mensaje de Fátima es un llamado Mariano a la Corredención para todos los cristianos al ofrecer oración, penitencia y sacrificio en reparación a Dios y por la conversión de los pecadores y la salvación de las almas, especialmente las más necesitadas de la misericordia de Dios”. (Javier Lozano. Cari Filii – EL ECO DE LA MILAGROSA)

Violencia

Estamos sufriendo -aunque no lo queramos, que no lo queremos; pero se nos impone por la mera fuerza de las leyes inhumanas que nuestros embrutecidos legisladores nos regalan-, toda una brutal violencia, inimaginable hace apenas 25 o 30 años.

Violencia, que no solo no es ningún eufemismo ni mera exageración, sino que es la desnuda realidad, porque llega hasta matar y matarnos. Aborto y eutanasia están al orden del día. Y hasta llegar ahí, los espectáculos, día sí y día también, de padres pegándose en partidos de fútbol de sus hijos; de chicas pegándose en la calle mientras los compañeros de clase gritan “¡mátala, mátala!”; la misma “violencia de género” -la genere el hombre, la mujer o el “neutro” de guardia- y que no puede sustraerse a lo que es: violencia… (José Luis Aberasturi)

 

 

 

Revoluciones

Las revoluciones políticas (liberalismo, comunismo) intentan cambiar las estructuras sociales y las relaciones económicas, para evolucionar, en teoría, hacia una situación de mayor justicia y progreso. Las revoluciones morales, como la que inicia en el famoso Mayo del 68, pretenden cambiar las costumbres, las relaciones interpersonales, familiares, sexuales. Pero este cambio que plantea la ideología de género, bajo su apariencia modesta, subvierte los fundamentos mismos de nuestra concepción del hombre; fundamentos que, más que históricos o culturales, son antropológicos. Se niega la ley natural que configura la naturaleza humana. (Tomás Salas)