Pablo

36  Pudor y castidad   

Ante la tentación contraria al pudor, bastará para la oración una elevación rápida del corazón a Dios, en forma de súplica o de acción de gracias. Puede ser sin palabras, pero también con palabras, si éstas nos ayudan: “Padre, líbranos del mal”, “Tu gracia vale más que la vida”, “Por tu cruz y resurrección nos has salvado, Señor”, “Padre nuestro, no nos dejes caer en la tentación”, “Tomo la cruz y sigo a Cristo”, “Virgen María, auxilio de los cristianos”… Quien así ora y obra no vuelve de las situaciones de tentación derrotado, herido y triste, sino victorioso, fortalecido y alegre. Dando gracias a Cristo Salvador. (José María Iraburu)

6  Para obispos masones 

Convenced a los fieles de no recibir la Comunión de rodillas. Decid a las monjas que deben prohibir a los niños de mantener las manos juntas, antes y después de la Comunión, diciéndoles que Jesús los ama tal como son, y los quiere ver siempre cómodos. Eliminad las genuflexiones en la iglesia y el quedar de rodillas. Retirad los reclinatorios. Decid a la gente que deben testimoniar la propia fe actuando a su manera, o a lo máximo, en posición erguida. (EMPENTA)

“Luchas” políticas

Otra cosa infumable es lo de la “lucha” por los pobres, que recuerda obviamente a la lucha de clases marxista leninista. Los católicos debemos amar al prójimo e imitar a Cristo, dando ayuda a quien lo necesita, pero teniendo claro que las “luchas” pertenecen a la esfera política, no a la Religión. (Carlos González Flórez – EL PAN DE LOS POBRES)

Confusión moral y política

El uso de un lenguaje confuso, políticamente correcto, ideológicamente contaminado, por líderes de la Iglesia, en lugar de la Palabra de Dios, lleva a muchas sociedades católicas a la confusión moral y política, y a derrotas en la guerra cultural. Los fieles se vuelven incapaces de identificar el origen de los ataques contra la vida y la familia y de defenderlas con éxito. (María Virginia Olivera de Gristelli – AVE MARÍA)

Negar el efecto abortivo

Cuando la píldora se introdujo en el comercio hubo un notable rechazo; la ficha técnica del Levonorgestrel no omitía el posible efecto anti-anidamiento, por tanto, abortivo. Así, el producto tuvo mucha dificultad para ser difundido, y también en ser aprobado en países que protegen la vida humana desde el inicio, como en América Latina. Los productores, por tanto, usaron la estrategia de negar el efecto abortivo, y fue modificada la ficha técnica del Levonorgestrel. (Anna Fusina – ZENIT)

Escándalo en dos hospitales católicos

Que hospitales católicos maten gente mediante el aborto (Irlanda) o la eutanasia (Bélgica) no es un asunto menor en el conjunto de los miles de centros sanitarios cristianos del mundo, advierte el padre Santiago Martín. Es una traición a la misión de la Iglesia en nombre de la dictadura del relativismo, y al mismo tiempo responde a una calculada estrategia para destruir la red de servicios sociales de la Iglesia. Lo han intentado todos los tiranos, celosos del prestigio que esas instituciones otorgan al cristianismo. (EL ECO DE LA MILAGROSA)

Un hombre sin corazón

Lewis parte de un hecho aparentemente sencillo: el estudio de un manual escolar y la imagen del hombre que aquí se manifiesta. Desde el análisis de los textos del libro, el autor llega a la conclusión de que se nos muestra la imagen de un hombre “sin corazón”. El hombre que se nos muestra ha perdido lo que Lewis llama, por simplificar, el “Tao” (la Naturaleza, la Vía, el Camino); un concepto que está en la tradición platónica, aristotélica, estoico, cristiana, oriental. “Es -dice el autor- la doctrina del valor objetivo, la convicción de que ciertas actitudes son realmente verdaderas y otras realmente falsas respecto a lo que es el universo y lo que somos nosotros”. (Tomás Salas)