Papa Francisco

Sentirlo Padre, en esta época de orfandad es muy importante. En este mundo huérfano, sentirlo Padre. Nosotros nos alejamos del amor de Dios cuando buscamos obsesivamente los bienes terrenos y las riquezas, manifestando así un amor exagerado a estas realidades. Jesús nos dice que esta búsqueda afanosa es ilusoria y motivo de infelicidad y da a sus discípulos una regla de vida fundamental: “Busquen en cambio primero el Reino de Dios”.

Cardenal Onaiyekan

El Cardenal aseguró que a pesar de la persecución no hay forma de que nadie obligue a un creyente renuncie a la fe “Mientras usted no esté listo para ponerse de pie y cargar la cruz, está en riesgo de perder su fe”, “Si usted no quiere perder su ascenso por causa de Cristo, usted no es digno de ser cristiano”. “Usted no cristianiza la nación quedándose parado y buscando su prosperidad o beneficios materiales”. “Usted cristianiza la nación si usted está listo para defender la verdad, predicar el Evangelio, cargar la Cruz y seguir al Señor Jesús”.

Cardenal Carlo Caffarra

Santo Tomás de Aquino pone las siguientes palabras en la boca del Salvador: “Como yo mismo manifiesto la verdad, así estoy preparando un reino para mí”. Jesús en la Cruz atrae a todos a sí mismo, porque es sobre la Cruz que la Verdad de la cual Él es testigo resplandece. Sin embargo, esta fuerza de atracción sólo puede tener efecto en aquellos que “son de la verdad”. Es decir, en aquellos que están profundamente a disposición de la Verdad, que aman la Verdad, que viven en familiaridad con ella. Pascal escribe: “No me buscarías si no me hubieras encontrado”.

Cardenal Antonio Cañizares

Mientras las “opiniones” mundanas acerca de Jesús de Nazaret, múltiples y variadas según los hombres y sus situaciones, tienden a hacerlo clasificable y a ser muy plurales conforme a las aproximaciones desde “la carne y la sangre” -desde los criterios o parámetros humanos del mundo-, la fe eclesial, que se expresa por boca de Pedro, subraya su absoluta unicidad: Jesús de Nazaret es “el Cristo, el Hijo del Dios vivo”. Jesús de Nazaret es “Él”, un caso único y sin parangón, en modo alguno clasificable, irrepetible, realidad singular, y acontecimiento irrevocable, acaecido una vez para siempre.

Cardenal Robert Sarah

No repetiremos nunca suficientemente que la liturgia, como cumbre y fuente de la Iglesia, encuentra su fundamento en Cristo mismo. Efectivamente, Nuestro Señor Jesucristo es el único y definitivo Sumo Sacerdote de la Alianza Nueva y Eterna, porque él mismo se ha ofrecido en sacrificio y quiere “que seamos santificados por la ofrenda única del cuerpo de Cristo Jesús” (cfr. He 10, 14). Del mismo modo, como declara el Catecismo de la Iglesia Católica: “Es el Misterio de Cristo lo que la Iglesia anuncia y celebra en su liturgia a fin de que los fieles vivan de él y den testimonio del mismo en el mundo” (n. 1068).

Cardenal Juan José Omella

¿Quién no recuerda a sus abuelos? Hasta hace poco, ellos desarrollaban un papel importante en la vida y en el crecimiento de la familia. Incluso en edad avanzada, vivían con sus hijos, nietos y a veces también bisnietos. Eran los testimonios de una historia personal y comunitaria que se hacía presente en sus recuerdos y en su sabiduría.

  1. PÍO X

6  Pascendi Dominici Gregis

Amalgamando en sus personas al racionalista y al católico, lo hacen con habilidad tan refinada, que fácilmente sorprenden a los incautos. Por otra parte, por su gran temeridad, no hay linaje de consecuencias que les haga retroceder, o, más bien, que no sostengan con obstinación y audacia. Juntan a esto, y es lo más a propósito para engañar, una vida llena de actividad; constancia y ardor singulares hacia todo género de estudios, aspirando a granjearse la estimación pública por sus costumbres, con frecuencia intachables. Por fin, y esto parece quitar toda esperanza de remedio, sus doctrinas les han pervertido el alma de tal suerte, que desprecian toda autoridad y no soportan corrección alguna; y atrincherándose en una conciencia mentirosa, nada omiten para que se atribuya a celo sincero de la verdad lo que sólo es obra de la tenacidad y del orgullo.