Montserrat

Hora terrible

San Antonio María ZaccariasOh hora terrible, en la que se nos presentarán todas nuestras obras en su completa desnudez y (miseria); ni una de ellas se pierde, nos acompañarán fielmente hasta el juicio de Dios. (Santa María Faustina Kowalska – Diario – La Divina Misericordia en mi alma)

La conciencia no determina el bien o el mal

La conciencia como facultad sería “la facultad/poder de crear el bien y el mal, lo justo y lo injusto. La conciencia, así, no revela al hombre el orden impreso en su naturaleza, sino que lo produce”. Ella sería, entonces, la determinante del bien y del mal del acto no porque se sujete a una ley superior a ella misma, sino porque ella, autónomamente, pondría en el acto el ser bueno o malo. (José Luis Widow – Verbo)

Ausencia de debate

Y creo que tratan precisamente de eso, de engañar. Nos despistan con problemas menores sacando en sus medios a esos guiñoles populistas para que muestren indignación dirigida a esconder el foco de lo realmente importante. La ausencia de debate en España es realmente alucinante. Síntoma de unos medios teledirigidos donde el periodista ya es, junto el político, uno de los profesionales peor visto. (Blas Piñar Pinedo – Razón Española)

Discernimiento del pueblo

La actitud de serena neutralidad presenta un signo negativo, constituye un fenómeno depauperante. Y nada hay más corrosivo a la larga para la comunidad humana -y, correlativamente, para un sistema de vida como el democrático, basado en la capacidad de discernimiento del pueblo- que la aceptación por principio de la trivialidad, la exaltación de lo plebeyo, la tendencia a cultivar valores falsos bajo pretexto de no imponer valores auténticos. (Alfonso López Quintás – Manipulación del hombre en la defensa del divorcio)

Verdades sociales

En tal presupuesto, que es la experiencia histórica universal de las sociedades no revolucionarias, la base de lo “público” (término no exento de imprecisiones) se asienta no en la duda, sino en un cierto cúmulo de verdades sociales, en el sentido amplio de la palabra (que incluye verdades políticas, morales, en su caso religiosas, incluso económicas). A tales verdades, que aúnan el sentido profundo de comunidad, se les ha denominado de muchas maneras: politeia, ortodoxia pública (Frederick D. Wilhelmsen), gemeinschaft (Ferdinand Tönnies), régime (Leo Strauss), culture (T.S. Eliot), cosmion (Eric Voegelin). (Julio Alvear Téllez – Verbo)

Complicidad en los padres

Es complicidad en los padres de familia, directores espirituales, dueños de talleres, catedráticos y maestros, callar cuando son preguntados sobre estas cosas; o simplemente no explicarlas cuando tienen obligación, para ilustrar las conciencias de sus subordinados. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Unidad externa

 Y, estas dos unidades, corno decía Valdegamas, fijándose en uno de sus efectos, la represión diferente que producen, semejantes a dos termómetros que suben y bajan en proporción inversa, porque cuando el de la coacción externa sube mucho, es porque el de la unidad interna está muy bajo o se ha roto; y cuando la unidad interna es íntima y muy profunda, muy enérgica, la unidad externa puede en cierta manera quebrantarse, sin que por ello sufra detrimento el todo nacional. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)