Virgen de la Merced - (Ciudad de Oaxaca) MéxicoEl primer sacerdote que pisó tierra mexicana fue el mercedario Bartolomé Olmedo, amigo, capellán y consejero de Hernán Cortés. Aunque en México no pudieron fundar los mercedarios hasta el año 1594 y así penetra, entre los primitivos habitantes de México, la devoción a la Virgen de la Merced, la semilla mariana que aportó el padre Olmedo dará su fruto y los mexicanos concentrarán su amor a María en Nuestra Señora de Guadalupe. En conclusión: con la evangelización de América, en la que la Orden de la Merced participó desde sus mismos inicios, la devoción a la Virgen de la Merced se extendió y arraigó profundamente en todo el territorio americano. Con fundamento se puede afirmar que la primera advocación mariana de toda la América hispana fue y es la Virgen de la Merced: Panamá, Guatemala, México, Venezuela, Colombia, Ecuador, Argentina, Chile y en especial Perú tienen como advocación mayoritaria a nuestra Señora de la Merced. La devoción a la Virgen en Hispanoamérica será un rasgo distintivo de la religiosidad de estas gentes que quedará arraigado muy profundamente en la piedad popular del pueblo americano.