Santa Bernadette SoubiousSe sentaron en la hierba y la mamá empieza: Bernadette era una niñita de LOURDES. Al principio vivió en el molino que iremos a visitar luego. Su papá trabajaba pero se quedó sin trabajo y era una familia pobre y no podía pagar el alquiler, el alcalde les dejó habitar una casa que la utilizaban como cárcel pasajera, que llamaban “Cachot”.

Allí también iremos, veréis que es triste, oscura y húmeda, no se puede comparar con los pisos que hay ahora.

Bernadette era frágil y asmática y en esa habitación sus crisis se agravaban.

Es por eso que una agricultora de Bartres se ofreció de guardarla en su casa durante algún tiempo.

Allí tenía aire puro y una mejor alimentación.

Sus padres lo aceptaron en seguida.

Y ¿a Bernadette le apetecía vivir en una casa en el campo? preguntó Antoñito.

Claro, porque ella creía que sintiéndose mejor podría ir con más regularidad al Colegio.

¿Ella debía ser una discípula muy buena?

Por desgracia no, porque faltaba a menudo a las clases, porque era enfermiza o porque tenía que guardar sus hermanitos.

En la casa de campo tenía que ocuparse también de los niños, y estaba despegada de no poder ir tampoco al Colegio.

¿En dónde está esa casa de campo?

Cerca de LOURDES, iremos mañana, ya veréis es un paseo precioso desde donde podréis admirar los montes que rodean la Ciudad que está en un valle.

Ya lo veremos bien cuando subamos a Bartres en donde hay una capilla que también celebran misas.

¿Bernadette se quedó siempre allí?

No, Carmencita, volvió a su casa en ese pobre “Cachot” contenta de encontrar de nuevo su familia, pero no podía soportar la falta de aeración y le empezaron de nuevo las crisis de asma.

Además el invierno fue durísimo y no tenían calefacción en esos tiempos.

Solamente encendían un fueguito en una chimenea. Muy pobres para poder comprar la leña, los padres de Bernadette mandaban los niños a recoger algunas ramas en los bosques que se encuentran a las afueras de LOURDES.