Isabel

Espolear a los perezosos

San Francisco Solano - ImagenEl báculo es usado hoy por los obispos de la Iglesia Católica en las diócesis de las que son ordinarios. Pues les corresponde la guía y el gobierno de las almas en las diócesis que se les encomiendan como sucesores de los Apóstoles. El báculo que usan es curvo en un extremo como el cayado de los pastores de ovejas y afilado en el otro. Como hizo notar San Ambrosio, la punta sirve para espolear a los perezosos. (Danilo Castellano – VERBO)

Industrialismo

La economía liberal se desarrolla a raíz de la Revolución Francesa, en 1789, en la que la ley Le Chapelier (1791) disuelve la organización económica de los gremios. Añádase a esto el invento de la máquina de vapor por Watt (1736-1819), que transforma toda la producción con la nueva técnica. Desaparecen los talleres pequeños, y la ley de la oferta y la demanda contra en pocas manos los resultados del maquinismo. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Llamados políticos cristianos (64)

Por desgracia, los llamados políticos cristianos no son, en general, consecuentes con su fe sino con su vida. Si su conducta o vida tiende al mal ¿van a poder legislar diferente? El político que ha abandonado a su mujer e hijos para “Casarse” de nuevo con su amante, ¿va a legislar contra el divorcio de acuerdo con la ley cristiana? El que utiliza el dinero público como si fuera suyo ¿va a exigir una enseñanza religiosa en la escuela que adoctrine en la moral católica del séptimo mandamiento? Si confraterniza en su partido con políticos homosexuales o proabortistas ¿tendrá la fortaleza necesaria para votar no a la ley de las parejas de hecho o a la despenalización del aborto? (Jaime Solá Grané)

Calvinismo – liberalismo

El liberalismo puede considerarse, o desde un punto de vista político o desde un punto de vista económico-social. De momento hacemos abstracción del aspecto político del liberalismo, a fin de dar énfasis a su aspecto social y económico. El liberalismo de los siglos XVIII y XIX y principios del XX hasta nuestros tiempos, siempre ha derivado del espíritu calvinista. Donde quiera que haya ganado el calvinismo ha ganado también el liberalismo, ya que estas doctrinas -aunque no se identifican- se compaginan estupendamente. En Escocia, en Inglaterra, en Holanda, en los Estados Unidos, los calvinistas siempre han sido los grandes capitalistas. (Frederick D. Wilhelmsen – VERBO)

La mujer

Edith Stein

Todo lo que se deja entender en la palabra del salmista: opera mea regí -todo lo que hago, lo hago para el Rey- . La religiosa se ha entregado ella misma y toda su vida a Cristo Rey. Por medio del voto de pobreza ha puesto toda posesión terrena en sus manos, por el voto de castidad le ha consagrado su corazón y todo su amor y se libera de todo lazo humano, por el voto de obediencia renuncia a su propia voluntad. Ella casi no puede hacer nada más que lo que el Señor le manda, debe estar preparada para aquella obra que le pida, y hacerla en su servicio.

La esencia del capitalismo

Estados y Gobiernos que se proclaman democráticos, han devenido magna latrocinia, como decía San Agustín en su tiempo. Mas, en el mundo del positivismo jurídico extremado a lo Kelsen, personaje que domina el pensamiento sobre el Derecho, lo que preocupa a los críticos, es la corrupción ilegal, como si fuese legítima la legal, la corrupción intrínseca -moral, estructural e ideológica- de los sistemas políticos, en los que, como decía Descartes, “la multitud de leyes presta frecuentemente excusas a los vicios”. (Dalmacio Negro – RAZÓN ESPAÑOLA)

Los fueros

Es así, en base a la diversidad de los territorios, como “surgieron los fueros: espontáneamente, como expresión natural; no como fórmulas prefabricadas, sino como (…) manifestaciones adecuadas de la ley natural que Dios ha puesto en lo íntimo de los seres humanos”. Por tanto, y en cuanto manifestación de la sociabilidad natural y originaria del hombre, la costumbre es el auténtico núcleo del derecho. (Javier de Miguel – VERBO)