Mons. D. José Guerra Campos - entrevistado

D. José Guerra Campos
El octavo día
Editorial Nacional, Torrelara, Madrid, 1973

Los momentos actuales de renovación son “propicios al confusionismo. Las llamadas de alerta (del Papa) han de hacernos reflexionar seriamente para no dejarnos llevar por novedades peligrosas” (11). “Si en nuestros días se han hecho muy profundas… las divisiones… entre los católicos, es principalmente porque no aparece siempre (entre los ministros de Cristo) la unidad fundamental en la predicación del Evangelio… y en otras actividades pastorales… ¿Puede extrañarnos que los hombres desconfíen de nosotros, los sacerdotes, cuando colectivamente no sabemos mantener la fidelidad al sacerdocio de Cristo?” (Cardenal Tarancón, arzobispo de Madrid) (12).

“No sólo no se han corregido tales desviaciones, sino que se propagan cada vez más en traducciones y resúmenes que llegan a todas partes originando la más lamentable confusión. También en España, en algunas revistas destinadas al gran público, se vierten sin escrúpulo estas enseñanzas. Avergüenza comprobar la extrema debilidad intelectual y religiosa de quienes, para renovar, lo único que hacen es destruir. ¿Dónde está la radical novedad del Evangelio sino en su propia identidad?” (Mons. González, arzobispo primado) (13).

“En nuestros días, se insiste tal vez demasiado exclusivamente en la misión y compromiso temporal de la Iglesia”… Como si “la misión de la Iglesia fuera ante todo la renovación social en un orden puramente humano”, olvidando “la prioridad de lo sobrenatural” (Mons. Dadaglio, nuncio de Su Santidad) (14).

 Notas:

(11) Nota sobre el día del Papa, junio de 1971.

(12) Carta a los sacerdotes de Madrid, enero de 1972.

(13) Día de la Resurrección de 1972.

(14) Homilía en la consagración del obispo de Segorbe: Ecclesia, 26 de febrero de 1972. En la consagración del obispo de Segovia, monseñor Palenzuela, el mismo nuncio había dicho: “Es ya tiempo de hablar con claridad, de tomar posiciones con firmeza, de señalar el error con responsabilidad, de orientar con valentía” (22 de febrero de 1970).