PENTECOSTÉS

El Párroco

* «La libertad de los hijos de Dios» es el camino de la santidad.

* Quien obedece tiene personalidad. El desobediente es un esclavo de sus vicios y majaderías.

* Una persona buena no suele temer a la muerte, y las personas prudentes hablan frecuentemente de ella.

* Cuatro niñas de diez años están jugando. Les digo cuatro palabras y sigo mi ruta. Una de ellas grita: «Padre puede confesarme esta tarde»: Sí.

* El Nuncio en España, Mons. Bernardito Auza: «La fe cristiana es la herencia más grande de los más de tres siglos de presencia española en Filipinas».

* «Pues sí, para ser libre hay que padecer porque el Reino de los cielos padece violencia, y sólo los esforzados son los que lo arrebatan» (Mateo 16, 12).

* «En la Revolución será trastocadas, serán pisoteadas todas las tradiciones hasta entonces veneradas. Y en que por encima de todo, la idea cristiana será finalmente destruida» (Hwester).