San Longinios fue el centurión que por órdenes de Pilatos, estuvo con otros soldados al pie de la cruz de Nuestro Señor y el que traspasó su costado con una lanza.

ACEPTACIÓN DE LA MUERTE

¡Oh Señor Dios mío, acepto desde ahora, con toda mi voluntad, cualquier género de muerte que vos os dignéis enviarme, con todos los dolores, penas y congojas que la acompañen!