El Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Namyang, Corea del Sur, también conocido como «Rosary Hill», es uno de los lugares donde un gran número de católicos fueron martirizados durante la Gran Persecución de Byungin.

Para conmemorar su martirio como prueba de su fe, Namyang fue designado como Lugar Santo el 7 de octubre de 1991, el día de la fiesta de la Santísima Virgen María del Rosario.

Por primera vez en la historia de la Iglesia católica coreana, un sitio fue dedicado exclusivamente a la Santa Madre y la oración por la paz.

En las instalaciones del Santuario, hay una hermosa Capilla oriental.

Numerosos peregrinos que visitan este lugar y después de haber recorrido el Camino del Rosario, se acercan a la estatua de María que extiende los brazos para recibirlos.

Llenos de confianza, como el Niño Jesús aferrado a ella, le confían sus alegrías, preocupaciones y todas las intenciones que llevan al Santuario.

Namyang es sin duda alguna un lugar de abundante gracia de Dios.

Habiendo rezado el Vía Crucis, se llega al Huerto de Jesús Misericordioso, donde se encuentra la estatua de Jesús Misericordioso, así como las de Santa Faustina y San Juan Pablo II.

Este jardín fue creado con la convicción de que existe una gran necesidad de proclamar al mundo moderno el mensaje del Amor misericordioso de Dios.

La solemne inauguración del Centro Internacional de Oración por la Paz tuvo lugar el 14 de octubre de 2017, en el año de la celebración del Centenario de las Apariciones de Fátima.

Típicos del Altar son dos motivos: el rosal (símbolo del Rosario) y la corona de espinas que encierra a las personas de Jesús y María (símbolo del enorme sufrimiento a través del cual se realizó la salvación del mundo).