«Dios es mi todo, y todo, fuera de Él, es nada para mí».

Santa Margarita de Alacoque