mojonMontserrat

Vida de mi vida

“Oh mi Jesús, Tú eres la vida de mi vida, Tú sabes bien que lo único que deseo es la gloria de Tu nombre y que las almas conozcan Tu bondad. ¿Por qué las almas Te evitan, oh Jesús?, no lo entiendo. Oh si pudiera dividir mi corazón en partículas mínimas y ofrecerte, oh Jesús, cada partícula como un corazón entero para compensarte, aunque parcialmente, por los corazones que no Te aman.” Santa Faustina Kowalska, Diario de Santa Faustina Kowalska, nº 57.

Descubrimiento y evangelización

“El Episcopado latinoamericano, en el Documento de Puebla, tu o presente el evento de los quinientos años de la evangelización y el reto que suponía para la Iglesia en este Continente (cf. Evangelización y religiosidad popular, P. II, cap. II, 3.3). También durante el viaje apostólico a España indiqué en Zaragoza que el V Centenario del descubrimiento y evangelización de América era un acontecimiento al que la Iglesia no podía faltar (6 noviembre 1982). Pero sobre todo en el encuentro que tuve con el CELAM en la catedral de Puerto Príncipe (Haití), el mes de marzo del pasado año, decía que este centenario debíais celebrarlo con una “mirada de gratitud a Dios, por la vocación cristiana y católica de América Latina, y a cuantos fueron instrumentos vivos y activos de la evangelización. Mirada de fidelidad a vuestro pasado de fe. Mirada hacia los desafíos del presente y a los esfuerzos que se realizan. Mirada hacia el futuro, para ver cómo consolidar la obra iniciada”. Obra que debía ser “una evangelización nueva: nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión” (Alocución del 9 marzo 1983, III).” San Juan Pablo II, Ante el V centenario de la evangelización de América, p. 32.

Metafísica e ideología

“La metafísica es una forma radical de pensar, pues va a las raíces y es un pensamiento de totalidad; pues la verdad -que no es lo mismo que la certeza-, se aprehende únicamente en relación con el todo. Pero los phtlosophes se caracterizan por una forma de pensar que tendía a sustituir el pensamiento filosófico como pensamiento de totalidad, por un pensamiento unilateral y algunos de ellos por fijar su atención en el problema del mal. En este sentido, fueron los primeros ideólogos debido a su unilateralidad y a que hicieron de la sospecha el criterio de su pensamiento para explicar las causas del mal en las sociedades humanas.” Dalmacio Negro Pavón, Revista Razón Española, julio-agosto 2015, p. 10.

Cristo, Rey universal

“Jesucristo es, pues, Rey. Rey por derecho de nacimiento eterno, puesto que es, Dios. Rey por derecho de conquista, de redención, de rescate. Y esta Realeza se comprende que es Universal. Nada, en efecto, puede ser más universal, más absoluto que esa realeza, puesto que Cristo es Él mismo el principio y el fin de toda la Creación. Para que no quepa duda alguna, sin embargo, nuestro Señor ha querido enunciarlo con precisión. “Omnia pótestas data est mihi in cœlo et in terra” (“Todo poder me ha sido dado en el cielo y en la tierra”). En el cielo y en la tierra…, tanto pudiera decirse y con igual fundamento: en el orden, sobrenatural como en el orden natural.” Revista Verbo (Argentina), mayo 1959, p. 10.

Irresponsabilidad

“Un Estado que es la fórmula más completa y acabada de la tiranía; pero de una tiranía sin grandeza, de una tiranía que no tiene la cabeza de un César, que no puede ser cortada un día por las iras de una multitud irritada; una tiranía con una muchedumbre de cabezas; y no hay peores tiranos que aquellos que tienen muchas cabezas, porque es la ley histórica de la soberanía política, que la irresponsabilidad está en razón directa del número de personas que ejercen el mando. No hay nada que inspire un sentimiento de tan profunda compasión como visitar, a ciertas horas del día, el despacho de un ministro constitucional. Yo declaro que, a veces, me causa asombro cómo se pueden ambicionar carteras de este régimen y trabajar con tanto anhelo por conquistar el Poder, cuando veo a un ministro rodeado de amigas, de deudos, de impertinentes, que le hacen mil peticiones, mil encargos y no sé cuantas recomendaciones; y todos contribuimos a este suplicio.” Juan Vázquez de Mella, El Verbo de la Tradición, pp. 48 y 49.

Monarquía – oligocracia – democracia

“En conclusión: «Así pues, no puede hablarse hoy de la monarquía como forma de gobierno, porque los reyes no gobiernan; ni de aristocracia, porque, aunque siempre sean pocos los que gobiernan -a modo de oligocracia- , no son ya ejemplares para la sociedad, ni de democracia, en sentido literal, porque no son los electores los que gobiernan, sino unos pocos elegidos, y la democracia no es una forma de gobierno sino una Ética»” Miguel de Ayuso, Revista Verbo, nº 535-536, mayo-junio-julio 2015, p. 392.

Corrupción de la razón y de la voluntad

“Las ideologías son prejuicios inducidos a las masas que son, en opinión de Fernández de la Mora los prejuicios colectivos más característicos de los siglos XIX y XX. En efecto, los prejuicios son, sin duda, un elemento regresivo para la razón que no puede ejercerse desde la aceptación acrítica de ciertos dogmas. Los prejuicios colectivos, de los que las ideologías son el espécimen contemporáneo más extendido, incapacitan el desarrollo de la razón y, por tanto, son antirracionales. La razón actúa por la contrastación con lo real y por tanto sus asertos originarios no son más que hipótesis susceptibles de falsación. En cambio, la ideología es concebida como prejuicio aceptado bajo el que se juzga la entera realidad. La ideología no es fruto de un proceso refutatorio y de una contrastación empírico-crítica como las afirmaciones racionales sino que es una aceptación irracional de prejuicios inducidos.” Carlos Goñi Apesteguía, Revista Razón Española, septiembre-octubre 2015, pp. 188 y 189.

La secta del liberalismo

“Mas no es sólo palabra, pues a toda palabra debe corresponder una idea; ni es sólo idea, pues a tal idea vemos que corresponde de hecho todo un orden de acontecimientos exteriores. Hay, pues, Liberalismo, es decir, hay doctrinas liberales y hay obras liberales, y en consecuencia hay hombres, que son los que profesan aquellas doctrinas y practican estas obras. Tales hombres no son individuos aislados, sino que viven y obran como agrupación organizada, con jefes reconocidos, con dependencia de ellos, con fin unánimemente aceptado. El Liberalismo, pues, no solo es idea y doctrina y obra, sino que es secta. Queda, pues, sentado que cuando tratamos de Liberalismo y de liberales no estudiamos seres fantásticos o puros conceptos de razón, sino verdaderas y palpables realidades del mundo exterior. ¡Harto verdaderas y palpables por nuestra desdicha!”Félix Sarda y Salvany, El Liberalismo es pecado, pp. 7 y 8.