teresa_de_calcutaTú eres Dios. Tú eres Dios verdadero de Dios verdadero.

Engendrado no creado.

De la misma naturaleza que el Padre.

Eres la segunda persona de la santísima Trinidad.

Eres uno con el Padre.

Existes con el Padre desde toda la eternidad.

Todas las cosas fueron creadas por ti y por el Padre.

Eres el Hijo amado en quien el Padre se complace.

Eres el Hijo de María, concebido por el Espíritu Santo en su seno virginal.

Naciste en Belén.

María te envolvió en pañales y te puso en un pesebre lleno de paja.

Eres como un hombre cualquiera sin mucha formación y los letrados de Israel te juzgan.

Jesús eres: la Palabra hecha carne. El Pan de vida.

La víctima que se ofrece en la cruz por nuestros pecados.

El sacrificio que se ofrece en la Misa por los pecados del mundo y por los míos.

La Palabra que ha de ser dicha. La verdad que se ha contar.

El camino que se debe seguir. La luz que se debe encender.

La vida que se debe vivir. El amor que debe ser amado.

La alegría que se debe compartir.

El sacrificio que se debe ofrecer.

El Pan de vida que se debe comer.

El hambriento a quien se debe alimentar.

El sediento cuya sed debemos saciar.

El desnudo a quien hay que vestir.

El desahuciado a quien se debe ofrecer alojamiento.

El enfermo a quien se debe curar.

El solitario a quien se debe amar.

El inesperado a quien se debe esperar.

El leproso cuyas llagas hay que lavar.

El mendigo a quien debemos sonreír.

El alcohólico a quien debemos escuchar.

El disminuido psíquico a quien debemos ofrecer protección.

El recién nacido a quien debemos acoger.

El ciego a quien debemos guiar.

El mudo a quien debemos prestar nuestra voz.

El inválido a quien debemos ayudar a caminar.

El drogadicto a quien debemos ayudar.

La prostituta a quien debemos apartar del peligro y ofrecer nuestra ayuda.

El preso a quien debemos visitar.

El anciano a quien debemos servir.