miguicasPadre Martínez

Los partidos políticos, inspirados en la Revolución Francesa, destruyen las instituciones religiosas y las costumbres naturales de los pueblos, sus leyes… todo.

*

El marxismo es materialismo, ateísmo. El hombre se realiza plenamente en la materia. No necesita de Dios. Dios no existe. Es curioso. El democratismo es exactamente lo mismo, materialismo y ateísmo.

*

Los católicos del mal menor – moderados ellos – olvidan que “hay que dar a Dios lo que es Dios”. Todas las naciones son de Dios, y deben regirse por la Ley de Dios.

*

Chirrían los oídos cuando oyen a chicos y chicas alumnos de colegios católicos que hay que defender los derechos humanos, la ecología… y al mismo tiempo son partidarios del aborto, la eutanasia…

*

La ideología de género y Cia, ha nacido en las cloacas de la historia. Ideologías herméticas, búnquers sicopáticos, locuras de endemoniados. No permiten ni la más mínima ley natural. Ni absolutamente nada de la revelación sobrenatural.

*

La Iglesia condenó el comunismo como intrínsecamente perverso porque es ateo y materialista.

Las democracias que abortó la Revolución Francesa son ateas, materialistas y diabólicas. Son intrínsecamente perversas. Para ellos, Dios ni existe. Y es un derecho fundamental democrático asesinar a los propios hijos.

*

¿Por qué no se puede abortar? Porque el aborto es un asesinato de un niño inocente. Y Dios dice: No matarás.

¿Por qué no se puede usar las píldoras anticonceptivas? Porque Dios ha dicho: No cometerás actos impuros.

La norma objetiva de todos los actos humanos es la Ley de Dios.