catalunyaHace más de 2000 años Cicerón escribió unas sabias reflexiones sobre la formación del orador, de la persona que debía prepararse para hablar en público. Entre las diversas recomendaciones insiste en que “la Historia es maestra de la vida” (De Oratore, II, 36).

Esta sentencia es, como todas las de los autores clásicos, de rabiosa actualidad. Nuestros políticos y comunicadores públicos deberían tenerla en cuenta para ayudar a ordenar el presente y prever el futuro, si realmente quisieran ser conscientes de la gran responsabilidad que tienen en la consolidación del bien común de todos los catalanes. También el conjunto de la ciudadanía debe conocer su historia, a pesar de no ejercer funciones públicas o políticas directas, puesto que todos nos comunicamos públicamente y desarrollamos una actividad política aunque sea de manera indirecta o de inferior repercusión. Sin embargo, salvo honrosas excepciones individuales y colectivas, las actuales instituciones políticas y culturales de Cataluña, así como los medios de comunicación, en lugar de apostar por el fomento de la excelencia ética, moral y profesional de las personas para afianzar el bien común en un clima de concordia y tolerancia, menosprecian la base que debe guiar sus actuaciones y predican la confrontación, la falta de responsabilidad, el despilfarro, el sectarismo y, sobre todo, la amnesia histórica.

Los autores de Cataluña. La historia, como catalanes, historiadores y artistas, hemos querido reaccionar contra la moda que hoy promueven diversos sectores y que consiste en falsificar el pasado, desfigurando nuestra historia y destruyendo nuestra identidad. El agujero negro que ha provocado este lavado de cerebro pretenden rellenarlo con episodios pseudohistóricos, de ficción, carentes de toda objetividad e inspirados en intereses particulares, políticos, económicos y en el más puro egoísmo insolidario. Así pues, como respuesta a este genocidio cultural, presentamos diez episodios significativos de la historia de Cataluña en cómic, caracterizados por el rigor histórico, el trepidante ritmo narrativo y la extraordinaria calidad de sus dibujos.

La memoria, el entendimiento y la voluntad son las facultades esenciales del ser humano. No estamos dispuestos a que nadie nos borre la memoria, manipule nuestro entendimiento y condicione nuestra voluntad, ya que sin estos tres rasgos distintivos nos convertiríamos en simples animales. Reivindicamos la verdadera historia de Cataluña, insertada insoslayablemente en la historia de España, con sus luces y sus sombras, pues gracias al conocimiento de la verdad podemos llegar a ser libres. En esta labor encontramos muchos ejemplos que nos animan, precursores insignes como el gran Jaume Vicens Vives, quien creía que “… la Historia es la vida en toda su compleja diversidad. No nos sentimos, por lo tanto, atados por ninguna prevención apriorística ni de método, ni de especulación ni de finalidad… intentamos captar la realidad viva del pasado y, en primer lugar, los intereses y las pasiones del hombre común”.

Finalmente, como amar a la patria es un deber de piedad, virtud derivada de la justicia, ya que la patria es principio de nuestro ser, educación y gobierno Cataluña. La historia es también un homenaje a todos aquellos hombres y mujeres que han forjado nuestra historia, es decir, un tributo a Cataluña y, por lo tanto, a España. (Javier Barraycoa y Manuel Acosta)