hitoIsabel

El secreto de María

Jamás hay que acudir a Nuestro Señor,  sino por medio de María, por su intención y su crédito para con él, de suerte que nunca le hallemos solo cuando vayamos a pedirle.

Finalmente, hay que hacer todas las acciones para María, es decir, que como esclavos que somos de esta augusta Princesa, no trabajemos más que para Ella, para su provecho y gloria, como fin próximo y para gloria de Dios, como fin último. Debe esta alma en todo lo que hace renunciar al amor propio, que casi siempre, aun sin darse cuenta, se toma a sí mismo por fin, y repetir muchas veces en el fondo del corazón: por Vos, mi amada Señora, hago esto o aquello, voy aquí o allá, sufro tal pena o tal injuria. (San Luis Mª Grignion de Montfort)

La mujer

Edith Stein

Las últimas consideraciones nos llevan al problema de la profesión extradoméstica y de la relación entre hombre y mujer en la vida profesional. La época histórica en la que, con clara división, le correspondía a la mujer la tarea doméstica y al hombre la lucha por la vida, puede considerarse actualmente concluida a causa de los cambios experimentados en la sociedad en los últimos años y decenios. El cómo de este desarrollo no resulta difícil de comprenderlo actualmente. El triunfo de las ciencias naturales y de la técnica, el uso progresivo de las máquinas en el trabajo humano, han traído consigo una gran descarga de los trabajos femeninos y el deseo de hacer uso de las energías restantes en otras ocupaciones.

Disimular la verdad

El pasado 30 de abril el diario ABC de Madrid recordaba que los sofistas (también los que no se presentan como tales e incluso niegan serlo) están convencidos -como lo estaba por ejemplo Talleyrand- de que la palabra es un don que se nos ha dado para disimular la verdad. La palabra, en otros términos, no sería instrumento para expresar un juicio sobre la verdad, sino para dominar la realidad, plegándola a nuestros deseos. Pero los deseos no son siempre rectos; a veces son peligrosos, sobre todo cuando tienen que ver con el poder. El lenguaje contemporáneo, y sobre todo el político, por ello, se ha convertido o al menos viene utilizado como instrumento para engañar a las personas. (Danilo Castellano – VERBO)

Reza con humildad

San Bernardo dice: «Mi Dios y mi Señor está clavado en una cruz, ¿y tengo yo de darme a deleites y pasatiempos? Como dijo aquel criado fiel, que diciéndole el rey David que fuese a descansar u holgar a su casa, respondió: «El arca de Dios y mi señor y capitán Joab están en el campo y debajo de tiendas, ¿y tengo yo de ir a comer y a holgar a mi casa?” Así habremos de actuar nosotros.

Jesús sufrió por los deleites de los hombres. No quiero yo un placer a costa de tanto dolor.

Ya el autor del Libro de la Sabiduría reconoce que, aun teniendo un cuerpo incontaminado, no podrá permanecer puro sin la ayuda de Dios. Por esto reza con humildad. Jesús, hijo de Sira, implora ser preservado de la concupiscencia y de los deseos lascivos. (Jaime Solá Grané – La castidad, ayer y hoy)

Libertad del liberalismo

Con esta reducción de la razón a la voluntad individual esclava de los sentidos, con la insistencia en el debilitamiento del Estado y con el desarrollo gradual de esta nueva fe, ¿qué significaba verdaderamente la libertad del liberalismo? La libertad significaba la búsqueda del más grande abandono de los obstáculos a los posibles impulsos sensuales, para que el individuo pudiera “razonar” y obrar según una voluntad no perturbada. Pero dado que los conflictos de las voluntades individuales eran innumerables, esta libertad debía desencadenar una guerra de todos contra todos que nunca sería tolerada. Se concluiría con la libertad que suponía lo que querían los individuos más fuertes del momento y del lugar; esto es, la libertad equivaldría al reino de la fuerza desnuda. (John Rao – VERBO)

Católicos y sus leyes antinaturales

Referente a las relaciones entre la Iglesia y el Estado, estos liberales abogan siempre por el predominio de sus ideologías políticas, apoyados por normas de la ONU y consignas de las sectas, con deterioro de la Ley de Dios. Y así vemos cómo gobernantes que se presentan como católicos, promulgan leyes antinaturales, como la del divorcio, la del aborto, y otras semejantes, cayendo de lleno en lo que Pío IX condenó explícitamente: “En caso de oposición entre las leyes de las dos potestades, prevalece el derecho civil” (“Syllabus”, proposición 42). Y en la “Gaudium et Spes” se ilumina la doble proyección de la libertad, ya personal, ya social. Se recuerda que “la libertad del hombre, herida por el pecado, no puede hacer plenamente activa esta ordenación a Dios sino con la ayuda de la gracia divina. Y cada uno tendrá que dar cuenta ante el tribunal de Dios de su propia vida, según él mismo haya elegido obrar el bien o el mal (cf. 2ª Cor 5, 10)”. (Mn. José Ricart Torrens – Catecismo Social)

Homosexualidad y esperanza

Parris en un estudio de admisiones consecutivas encontró que la tasa de homosexualidad en los desórdenes marginales de personalidad (DMP) fue de 16,7 % comparado con 1,7 % de un grupo control (sin DMP). El grupo de homosexuales con DMP tenía una tasa de haber sido abusados sexualmente en la niñez de 100 % comparado con el 37,3 % para el grupo heterosexual con DMP. Es interesante que 3 de 10 pacientes homosexuales con trastorno marginal reportaron incesto de padre a hijo. (Asociación Médica Católica – AMCA)