Padre Martínez m.C.R.

San José jefe de la Sagrada Familia, ruega por nosotros.

*

Laicistas, democratistas y abortistas luchan contra el Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo. Su rey es el diablo y sus obras, perversiones.

*

Al diabólico non serviam de los democratistas, respondamos con las palabras de la Niña Hermosa de Nazaret: “Hágase en mi según tu palabra”.

*

Los políticos de vocación trabajan por el bien común de la patria. Los profesionales de la política planifican y consensuan el reparto del pastel.

*

Sin ley de Dios no hay conciencia cristiana. La ley de Dios prohíbe asesinar al inocente. Asesinar es un acto siempre malo. El concubinato es un acto siempre malo.

*

¡Cuánto se habla y escribe de la corrupción política! Dinero, euros, dólares. El gran problema no es la corrupción, es la democracia. La satanización de la política, la sociedad, la familia, las instituciones. Pero de Dios nadie se burla.

*

En su primera carta, San Juan dicen: “En esto se reconocen los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo el que no obra la justicia no es de Dios, ni tampoco el que no ama a los hermanos”. La mayor injusticia es el derecho al aborto. Es diabólico.