Padre Cano, m.C.R.

Del deseo de ser preferido a los demás, líbrame Señor.

*

La gracia santificante nos hace semejantes a Dios, participar de su vida divina.

*

Hay personajes para quiénes no existe la verdad, ni la mentira. Sólo los vicios.

*

Los que desprecian a Dios en la tierra, vivirán eternamente sufriendo en el infierno.

*

Los incrédulos pretenden perpetuar el tiempo con drogas… el tiempo acabará. La eternidad es perpetua.

*

No son nuestras palabras, sino las mociones del Espíritu Santo, quienes convierten a las almas.

*

“Jesús, tú sabes que te quiero”. San Pedro se arrepintió de su cobardía y fue el primer Vicario de Cristo.

*

Nuestro amor en la tierra es fragmentario. En el Cielo será permanente, eterno. Dios siempre amándonos y nosotros amando siempre a Dios.

*

La evangelización de América es una obra sin par en la historia. (San Juan Pablo II). Los envidiosos siguen con su leyenda negra. Mentiras y más mentiras.