Papa Francisco

La paz de Dios es una paz real, que penetra en la realidad de la vida, que no niega la vida: la vida es así. Está el sufrimiento, están los enfermos, hay tantas cosas feas, están las guerras… pero esa paz que viene de adentro, que es un regalo, no se pierde, sino que se va adelante llevando la Cruz y el sufrimiento. Una paz sin Cruz no es la paz de Jesús: es una paz que se puede comprar. Podemos fabricarla nosotros. Pero no es duradera: se termina.

Cardenal Sarah

¿Escuchamos hablar de fe, vida eterna, comunión con la persona de Cristo, de pecado como ruptura y rebelión contra Dios en nuestras homilías? O se intenta quizá cancelar todos estos gestos que no parecen “comprensibles” al hombre de hoy, sustituyéndolos con un río de palabras que transforman nuestras eucaristías más que en celebraciones, en grandes espectáculos, en cuyo centro hay un hombre cerrado en sus problemas y en sus criterios.

Cardenal Cipriani

Sobre el aborto y las multitudinarias manifestaciones que se realizaron contra, en las calles del país, el cardenal señaló que la interrupción voluntaria no está aprobada y que “el pueblo en Perú es sano y el 90 por ciento lo rechaza según la última encuesta. Pero si empiezan a manipularlo con casos de sentimentalismo y de dificultades, de pronto pueden empezar a confundir la realidad” dijo. Estas movilizaciones “son para que la gente defienda más el matrimonio en el campo legislativo y mediático, porque hoy la gran fuerza está en las redes sociales y en la calle”.

Cardenal Leonardo Sandri

A veces subrayamos la oscuridad y las tinieblas del presente, la indiferencia y la pérdida de la fe. Otras veces vemos signos de renovación y crecimiento de los valores espirituales o de una vuelta a la fe en nuestro tiempo. Lo cierto es que hay momentos en los que se siente viva la presencia de Dios y, otros, en los que se lamenta su silencio. Sin embargo Cristo Resucitado estará siempre con nosotros y nos guiará gracias al Espíritu Santo que nos has enviado.

Cardenal Müller

Me ha impactado que algunos grandes “enemigos” de San Juan Pablo II y de Benedicto XVI, que han minado los fundamentos de la teología en otros períodos, ahora se hayan convertido a una forma de papismo que me da un poco de miedo. Volvemos a las discusiones del Concilio Vaticano I, con la idea de que casi todas las palabras del papa sean infalibles.

Cardenal Carlos Osoro

Deja que tu vida se llene del Espíritu Santo que Cristo da a su Iglesia. Déjate inundar por esos dones en tus entrañas profundas. ¿Qué significan estos dones? I) Sabiduría: ver las cosas con los ojos de Dios, sentir con el corazón de Dios, saber de Dios, gusto y sabor de Dios. II) Inteligencia o entendimiento: no es inteligencia humana o capacidad intelectual. Abre la mente para entender mejor las cosas de Dios, las cosas humanas, todas las situaciones. Es aquello de san Pablo: “Lo que el ojo no vio, ni el oído oyó, ni entraron en el corazón del hombre, Dios las ha preparado para los que le aman”.

Obispo Luis Argüello

La polémica era esperable a la vista de lo ocurrido en España en los últimos meses. Pero es la naturaleza de las reacciones la que más me sorprende y preocupa, porque me hace ver cuán extendida está esta concepción de la antropología individualista, tan marcada por los propios gustos, sensaciones e intereses. Por otra parte, pone de manifiesto las dificultades que tenemos para enfrentamos a lo que se va gestando como políticamente correcto. Pero lo que más me ha sorprendido es el diagnóstico de odio. Que no solo se haya coincidido en el rechazo sino en la interpretación de la campaña como una expresión de odio es para mí un timbre de alarma.