P. Alba

San JoséOs adoro, Dios mío, y os amo con todo mi corazón. Os doy gracias por haberme creado, redimido, hecho cristiano y conservado en este día.

Perdonadme todo lo malo que hoy he cometido, y si algo bueno he hecho, dignaos aceptarlo.

Guardadme en el descanso de la noche, y libradme de todo peli­gro.

Vuestra gracia sea siempre con­migo y con todos los míos. Amén.

Examen de conciencia

1º Ponte en presencia de Dios.

2º Da gracias a Dios por los beneficios que te ha dispensado, especialmente en el día de hoy. Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

3º Pide gracia al Espíritu Santo para ver tus pecados.

4º Examina, en compañía de Jesús, la Virgen, etc., si se ha cometido algún pecado en este día, pensando, además, que podrías morir esta noche.

5º Hecho esto, arrepentido, pedirás perdón rezando el Señor mío Jesucristo.

6º Para finalizar, te pondrás un propósito.

(Oración a la Virgen, al Ángel custodio, deprecaciones y oración a san José como por la mañana)

Oración expiatoria

Oh, Padre eterno, por medio del Corazón Inmaculado de María, yo os ofrezco el Sagrado Corazón de Jesús, con todo su amor, sus sufrimientos y sus méritos:

  1. Para expiar todos los pecados que haya cometido en este día, durante toda mi vida y los del mundo entero: Gloria al Padre.
  2. Para suplir todo el bien que no haya hecho en este día y durante toda mi vida: Gloria al Padre.
  3. Para purificar todo el bien que haya hecho imperfectamente en este día y durante toda mi vida: Gloria al Padre.

Himno de san Ambrosio

Antes que termine el día / pedimos, Creador excelso, / que por tu clemencia seas / custodia y defensor nuestro. / Ahuyenta las tentaciones / de la noche, y malos sueños; / y a nuestro enemigo refrena, / para que no manche los cuerpos.

Hazlo, Padre piadosísimo, / y Tú, su igual Unigénito; / que reinas con el Espíritu / por los siglos sempiternos. Amén.