El Consiliario

San Fermín - Obispo y Mártir* La Leyenda Negra contra España es diabólica. Un abismo de mentiras. Lean las obras de Jean Dumont, historiador francés.

* “Lo que necesita el cristianismo, cuando es odiado por el mundo (como hoy), no son palabras permisivas, sino grandeza de alma” (San Ignacio de Antioquia). Los mártires van directamente al Cielo. Los testigos de Cristo, llevan consigo muchas almas al Paraíso.

* La esencia de nuestra fe no es servir a los demás. San Ignacio de Loyola nos recuerda que “El hombre ha sido creado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios Nuestro Señor y mediante esto salvar el alma”. Nuestro Padre Celestial nos manda amar al prójimo, aunque duela.

* Te conjuro delante de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a vivos y a muertos, por su manifestación y por su reino: proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, arguye reprocha, exhorta con toda magnanimidad y doctrina. Porque vendrá un tiempo en que no soportarán la sana doctrina, sino que se rodearán de maestros a la medida de sus propios deseos y de lo que les gusta oír; y, apartando el oído de la verdad, se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta los padecimientos, cumple tu tarea de evangelizador, desempeña tu ministerio. Pero yo estoy a punto de ser derramado en libación y el momento de mi partida es inminente. He combatido el noble combate, he acabado la carrera, he conservado la fe. Por lo demás me está reservada la corona de la justicia, que el Señor, juez justo, me dará en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que hayan ha guardado con amor su manifestación. (2ª Timoteo 4, 1-8)