Nuestra Señora de Coromoto - Venezuela

Maravillados, los indígenas, contemplaban embelesados a la majestuosa Dama, que les sonríe amorosamente y habla al Cacique en su idioma, diciéndole que: “Saliera a donde estaban los blancos para recibir el agua sobre la cabeza y así poder ir al Cielo”.