San José Patrono de la Iglesia Universal

Patrono de la Iglesia Universal

¡Oh bienaventurado José! a quien Dios eligió para cumplir la misión de padre con respecto a Jesús, Dios os hizo esposo castísimo de María siempre virgen y jefe de la Sagrada familia en la tierra, el Vicario de Cristo os eligió como Patrono y Abogado de la Iglesia Universal fundada por el mismo Cristo Nuestro Señor; con la mayor confianza, imploro vuestro auxilio poderosísimo en favor de esta misma Iglesia que lucha en la tierra. Proteged, os suplico, con solicitud particular y amor verdaderamente paternal y ardiente, al Romano Pontífice, a todos los obispos y sacerdotes unidos a la Santa Sede de Pedro. Sed el defensor de todos los que sufren para salvar las almas en medio de las angustias y adversidades de esta vida. Haced que todos los pueblos se sometan espontáneamente a la Iglesia, que es el medio absolutamente necesario para conseguir la salvación. Tened también la amabilidad de aceptar y recibir, queridísimo San José, la entrega de mi ser que yo os hago plena y totalmente. Me consagro a vos, a fin de que queráis ser siempre para mí un padre, un protector y un guía, en el camino de la salvación. Obtenedme una gran pureza de corazón, un amor ardiente a la vida interior. Haced también que yo siga vuestros ejemplos y dirija todas mis acciones a la mayor gloria de Dios uniéndolas a los afectos del Divino Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de la Virgen Madre. Finalmente, rogad por mí, a fin de que pueda participar de la paz y del gozo que vos tuvisteis muriendo tan santamente. Amén.

(León XIII – 1885)