Jesús ayudado por Cirineo

Los ejercicios del buen religioso

“Señor y Dios mío, ven en mi ayuda para llevar a cabo mis buenos propósitos y proseguir en tu santo servicio; concédeme la gracia de comenzar hoy de nuevo una vida santa, porque es nada cuanto he hecho hasta aquí”

(Tomás Hemerken de Kempis)