Virgen del Pilar

Aprobada “con elogio y agrado” por S. S. Benedicto XV

Para lucrar las indulgencias que a esta Hora Santo fueron solamente otorgadas y para mantener la unidad y el espíritu propio de esta atrayente y devotísima función mariana se ruega a las almas reparadoras del Inmaculado Corazón de María se atengan a este ejercicio tan lleno de unción, bendecido también por el Papa Pío XI, que por iniciativa del Eminentísimo Señor Cardenal Primado y a petición de todo el Episcopado Español, se dignó conceder el 24 de mayo de 1927, Indulgencia Plenaria a los fieles que hicieran la Hora Santa Mariana los Primeros Sábados y siete años y siete cuarentenas cuando se haga en cualquier otro día del año.

No desperdicien este opusculito, así como dejarían caer al suelo una lágrima de la Santísima Virgen.