Cardenal Francisco Álvarez Martínez

Monseñor D. Francisco Álvarez Martínez
Obispo de Tarazona

“Ha muerto Francisco Franco, hijo de Dios y servidor de la patria… Como cristiano practicante, devoto de la Eucaristía y de la Santísima Virgen, ha muerto en la fe después de una prolongada enfermedad llevada con signo indeclinable de resignación cristiana y está ya en las manos de Dios… Como servidor de la nación, por encima de opciones siempre perfectibles, son dignas del máximo respeto su dedicación plena y su abnegación al servido de la patria, no sólo desde el ejercido de la Jefatura del Estado, sino desde otros cargos de la máxima responsabilidad, actitudes estas fundamentales que merecen no sólo nuestra admiración, sino también nuestro reconocimiento y gratitud. La Iglesia española, que se ha visto asistida por su ayuda, también lo recuerda con gratitud y respeto.

Producciones Armada
Tenerife