Padre Martínez m.C.R.

San José* Una vida sin principios morales se reduce a una vida de instintos y pulsaciones. Una vida animal.

* Por supuesto, no hay principios absolutos. Lo democrático es absolutizar los “valores” relativos.

* Las almas contemplativas no necesitan nada. El amor de Dios colma todos sus deseos. Lo demás son añadiduras.

* San Pablo, en su carta a Timoteo dice: “Las mujeres sean respetables, no chismosas, sensatas y de fiar en todo”.

* El hombre ni es dios ni sólo un animal. El hombre es un animal racional, Hijo de Dios por la gracia santificante.

* La Revolución Francesa de raíces satánicas, no declaró los derechos del francés. El diablo quiere esclavizar a todos los hombres y mujeres.

* El libro “La imitación de Cristo” nos recuerda “Si dices que no puedes padecer mucho ¿cómo soportarás entonces el fuego del Purgatorio?”.