Padre Martínez m.C.R.

San José enseñando a Jesús de carpintero* Tengamos la confianza de llegar a ser santos. Dios lo quiere. El mundo lo necesita.

* A mí entender, en el llamado diálogo ecuménico se habla mucho; pero nadie escucha al otro.

* El hombre no es un cuerpo Ni un alma. Es una persona humana. Compuesta de alma y cuerpo.

* La Sagrada Escritura, dice: “Mejor es la obediencia que las víctimas” (Reyes 15, 22). Es la ofrenda más grande y agradable a Dios.

* Santa Teresa de Jesús decía que, ante Dios, nuestros santos deseos son realidades. ¡Señor, haznos sacerdotes según tu corazón!

* San Juan Pablo II, en su primera encíclica Redemptor hominis, dice: “La Iglesia quiere servir este único fin: “Que todo hombre pueda encontrar a Jesucristo”.

* Del demiurgo se decía que era el constructor del mundo. Los demiurgos contemporáneos dicen que están creando bienestar y fraternidad. Pero no es verdad.